Homily For Solemnity Of Corpus Christi, Year C

All Praise and Honor Be To The Most Holy Sacrament

Readings: (1st: Gen 14, 18-20; Ps: 109, 1-4; 2nd: I Cor 11, 23-26 Gos: Lk 9, 11-17)

This brief reflection was written by Rev. Fr. Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. He is a Catholic Priest and a Member of the Congregation of the Holy Ghost Fathers and Brothers (Spiritans). He is currently working with the Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico – Republica Dominicana. He is the Administrator of Parroquia La Resurrección del Senor, Canovanas and the Chancellor of the Diocesis of Fajardo-Humacao, Puerto Rico. For more details and comments contact him on: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

The solemnity of the Body and Blood of Christ (Corpus Christi), which the Church celebrates today reminds us all of the wonderful gift of God to us through Jesus Christ in the Blessed Sacrament. While the primary focus of this solemnity is on the spiritual nourishment that Christ gives us, its secondary focus is on the Body of Christ which is the Church.

The Body and Blood of Christ (Eucharist), is the most excellent of gift ever given to us by Christ. It also shows how much God loves and cares for both our temporal and spiritual welfare. Therefore, we celebrate today the sacramental presence of Christ in his Church.

Today, virtually all the readings touched one issue – giving or offering something. The first reading succinctly tells us that: “Abram offered Melchizedek a tithe of everything.” He did not give it with the intention of receiving something in return, but out of free will. Of course, Melchizedek blessed him, and offered thanks to God on his behalf with bread and wine. These were offerings of one’s self in the form of material items. In fact, Abram is a specialist in self donation as we see also in Gen 22, 1-18.

Today as ever before, Christ offers himself sacramentally to us to eat and drink as a way of expressing his unconditional love for us. He commands us: “Do this in memory of me!” Hence the church teaches us: “The command of Jesus to repeat his actions and words until he comes does not only ask us to remember Jesus and what he did. It is directed at the liturgical celebration, by the apostles and their successors, of the memorial of Christ (CCC 1341).

So, we re-live the experience. We truly eat His Body and drink His Blood. At another level also, “Do this in memory of me,” positions us to be ready to offer ourselves completely, and for the salvation of others as Christ did. So, when we re-live this experience, we are nourished spiritually for the purpose of offering ourselves too to others.

In the gospel, Jesus says to Andrew and his colleagues: “Give them something to eat!” Today also, Christ is asking us to offer something. For us who have been fed with the Body and Blood of Christ, we are not being asked to give what we do not have. Although our world is highly religious, there are many yet to be nourished by the Body and Blood of Christ.

So, when we draw them closer to Christ, we bring them to the banquet table of Christ who feeds and nourishes them with His body and blood. Therefore, we must be hospitable enough to help the weak, the spiritually hungry, and thirsty be comfortably seated in order to participate in the great feast of the Body and Blood of Christ.

Finally, today the solemnity of Corpus Christi, what Christ offers us is His Real Body and Blood, real food and real drink which is the core of our faith. In the Holy Eucharist, Christ draws us closer to himself. Christ is present with us in the Holy Eucharist as the head of the Church. So, today’s celebration provides us an opportunity to thank and adore Christ present in the Most Holy Sacrament. So let us adore Christ saying: O Sacrament Most Holy, all praises and all thanksgiving be unto you.

Peace be with you all!

Maranatha!!

Homilía Para La Solemnidad Del Corpus Christi, Año C

Toda Alabanza Y Honor Sea Al Santísimo Sacramento

Lect: (1ra: Gen 14, 18-20; Sal: 109, 1-4; 2da: I Co 11, 23-26; Ev: Lc 9, 11-17)

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Internacional Grupo Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com

La solemnidad del cuerpo y la sangre de Cristo (Corpus Christi), que la Iglesia celebra hoy nos recuerda a todo el maravilloso regalo de Dios a nosotros por Jesucristo en el Santísimo Sacramento. Mientras que el enfoque principal de esta solemnidad es el alimento espiritual que Cristo nos da, su foco secundario está en el cuerpo de Cristo que es la iglesia.

El cuerpo y sangre de Cristo (Eucaristía), es el más excelente regalo que has dado a nosotros por Cristo. También muestra cuánto Dios ama y cuida de nuestro bienestar temporal y espiritual. Por lo tanto, hoy celebramos la presencia sacramental de Cristo en su iglesia.

Hoy en día, prácticamente todas las lecturas tocan un tema – dar u ofrecer algo. La primera lectura sucintamente nos dice que: “Abram ofreció a Melquisedec un diezmo de todo.” Él no lo dio con la intención de recibir algo en cambio, sino por libre voluntad. Por supuesto, Melquisedec le bendijo y ofreció gracias a Dios en su nombre con pan y vino. Estas eran ofrendas de uno mismo en forma de objetos materiales. De hecho, Abram es un especialista en la donación de uno mismo como vemos también en Gen 22, 1-18.

Hoy como siempre, Cristo mismo sacramentalmente nos ofrece de comer y beber como una forma de expresar su amor incondicional para nosotros. Él nos manda: “Hagan esto en conmemoración mía!” Por lo tanto, la Iglesia nos enseña: “El orden de Jesús de repetir sus acciones y palabras hasta que él venga no sólo nos pide recordar a Jesús y lo que hizo. Está dirigida a la celebración litúrgica por los apóstoles y sus sucesores del memorial de Cristo” (CCC 1341).

Por lo tanto, re-vivimos la experiencia. Realmente comemos su cuerpo y bebemos su sangre. En otro nivel también, “Hagan esto en conmemoración mía,” nos posiciona para estar listo para ofrecer nosotros mismos completamente y por la salvación de los demás como Cristo hizo. Por lo tanto, cuando vivimos esta experiencia, estamos alimentados espiritualmente con el fin de que nosotros mismos ofrecen también a los demás.

En el Evangelio, Jesús dice a Andrés y sus compañeros: “Darles algo de comer!” Hoy también, Cristo nos pide ofrecer algo. Para nosotros, que han sido alimentados con el cuerpo y sangre de Cristo, se nos pide no dar lo que no tenemos. Aunque nuestro mundo es muy religioso, hay muchos todavía a ser alimentado por el cuerpo y la sangre de Cristo.

Por lo tanto, cuando los ayudamos a acercar a Cristo, los traemos a la mesa del banquete de Cristo que los alimenta y nutre con su cuerpo y su sangre. Por lo tanto, debemos ser lo suficientemente acogedor para ayudar a los débiles, espiritualmente hambrientos y sedientos estar sentado cómodamente para poder participar en la gran fiesta del cuerpo y la sangre de Cristo.

Finalmente, hoy la solemnidad del Corpus Christi, lo que nos ofrece Cristo es su verdadero cuerpo y sangre, verdadera comida y verdadera bebida que es el núcleo de nuestra fe. En la Santa Eucaristía, Cristo nos dibuja a sí mismo. Cristo está presente con nosotros en la Sagrada Eucaristía como la cabeza de la iglesia. Así, la celebración de hoy nos ofrece la oportunidad de agradecer y adorar a Cristo presente en el Santísimo Sacramento. Debemos adorar a Cristo diciendo: “Oh Sacramento Santísimo, todas alabanzas y honor sea a Ti.”

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Homily For Holy Trinity Sunday, Year C

Emulating And Living In The Harmony Of The Most Holy Trinity

Readings: (1st: Prov 8, 22-33; Ps: 8, 4-9; 2nd: Rom 5, 1-5 Gos: Jn 16, 12-15)

This brief reflection was written by Rev. Fr. Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. He is a Catholic Priest and a Member of the Congregation of the Holy Ghost Fathers and Brothers (Spiritans). He is currently working at the Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico – Republica Dominicana. For more details and comments contact him on: canice_c_njoku@yahoo.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Today is Holy Trinity Sunday. The doctrine and theology of the Trinity is a mystery which defiles all forms of mathematical and logical calculations. The term “Trinity” itself is not mentioned anywhere in the Bible. However, Christ instructed us: “…Baptize them in the name of the Father, the Son, and the Holy Spirit” (Mt 28, 19). Hence, the Church teaches us that: “The divine persons are relative to one another…the real distinction of the persons from one another resides solely in the relationships which relate them to one another… because of that unity, the Father is wholly in the Son, and wholly in the Holy Spirit…” (CCC255).

In today’s first reading, wisdom is personified. She is both God the Creator, and at the same time, she is the witness to creation. In order words, we are reminded that it is only the Trinitarian God that can comprehend and explain Himself. As humans, we only share or participate in God’s wisdom. Hence, ours is limited while God’s is absolute.

In the second reading, Paul tells us that: “The love of God is poured into our hearts by the Holy Spirit.” Christ is the fullness of God’s love. From this, we have some insight about what this union of the three divine persons looks like. Each of them do their work, yet they remain one and undivided. Today’s gospel makes this unity clearer. Each and every one of them bears witness to the same word and truth. Each affirms and confirms the work of the other. They do not contradict one another. They are not separated by time, or space, because their project is the same. Also, they share the same glory.

There are much lessons to be learnt from today’s solemnity. We must learn to remain united in faith. Today’s celebration also reminds us that, although we are called to be united, that each one of us is unique. This is expressed in the different modes of spirituality which exists in the Church. In spite of these, we are still united in the pursuit of God’s kingdom. So, none should be deprived of his uniqueness. Therefore, as one united, “but not uniform people,” we must continue to work for the progress of God’s kingdom.Furthermore, just as each of the three divine persons, we must not be selfish or work for our personal gratifications. No member of the Trinity oppresses or takes advantage of the other. So, we must avoid manipulating, oppressing or suppressing other members of our families, communities, and church. We should learn to live in harmony with one another in spite of our individual differences and uniqueness. We must avoid treating other members unjustly as if they are not important or do not belong to the family or community of God.

We can live harmoniously together in this big family and the universal church of Christ, without bursting the ego of the other, or robbing others of their dignity and uniqueness. For us as humans, conflicts are inevitable. However, when we confront them prayerfully as a united family, they help to strengthen our unity. So, if we must remain united, we cannot resolve our conflicts through hatreds, gossips, and unjust criticisms of one another.

Finally, today we must learn from the three divine persons how to love and respect one another. This also means, complimenting and appreciating the efforts of one another. It is only by living in harmony as the Most Holy Trinity that: “The greatness of the name of the Lord will be made known through all the earth” (Ps. 8, 2).

Peace be with you all!          

Maranatha!!

Homilía Para El Domingo De La Trinidad, Año C

Emulando Y Viviendo En La Armonía De La Santísima Trinidad
Lecturas: (1ra: Prov 8, 22-33; Sal: 8, 4-9; 2da: Ro 5, 1-5; Ev: Jn 16, 12-15)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com

Hoy es Domingo de la Santísima Trinidad. La doctrina y la teología de la Trinidad es un misterio que sobrepasa todas las formas de cálculos matemáticos y lógicos. El término “Trinidad” así mismo no se menciona en cualquier lugar en la Biblia. Sin embargo, Cristo nos instruyó: “… Bautizarlos en el nombre del padre, del hijo, y del Espíritu Santo” (Mt 28, 19). Por lo tanto, la Iglesia nos enseña que: “Las personas divinas son relativas uno con el otro… la distinción real de las personas entre sí reside únicamente en las relaciones que se relaciona con uno u otro… debido a la unidad, el padre está totalmente en el Hijo, y totalmente en el Espíritu Santo…” (CIC 255).

En la primera lectura de hoy, la sabiduría es personificada. Es Dios el creador, y al mismo tiempo, Él es testigo de la creación. En palabras de orden, se nos recuerda que es sólo el Dios trinitario que puede comprender y explicarse. Como seres humanos, sólo compartimos o participamos en la sabiduría de Dios. Por lo tanto, nuestra sabiduría es limitada mientras que Dios es absoluto.

En la segunda lectura, Pablo nos dice que: “El amor de Dios se vierte en nuestros corazones por el Espíritu Santo.” Cristo es la plenitud del amor de Dios. De esta forma, tenemos una idea acerca de lo que parece esta unión de las tres personas divinas. Cada uno de ellos hace su trabajo, sin embargo, siguen siendo uno e indiviso. El Evangelio de hoy hace esta unidad más clara. Todos y cada uno de ellos es testigo de la misma palabra y verdad. Cada uno afirma y confirma el trabajo de los demás. No están separados por el tiempo o espacio, porque su proyecto es el mismo. Además, se comparten la misma gloria.

Hay muchas lecciones que aprender de la solemnidad de hoy. Debemos aprender a permanecer unidos en la fe. La celebración de hoy también nos recuerda que, aunque estamos llamados a estar unidos, cada uno de nosotros es único. Esto se expresa en los diferentes modos de espiritualidad que existe en la iglesia. A pesar de esto, todavía estamos unidos en la búsqueda del Reino de Dios. Por lo tanto, ninguno debe ser privado de su singularidad. Por lo tanto, todos unidos como uno, “pero aun siendo diferentes,” debemos continuar trabajando para el progreso del Reino de Dios.

Además, como cada una de las tres personas divinas, no debemos ser egoístas o trabajar para nuestras satisfacciones personales. Ningún miembro de la Trinidad oprime o se aprovecha de los demás. Por lo tanto, debemos evitar manipular, oprimir o suprimir otros miembros de nuestras familias, comunidades o Iglesia. Deberíamos aprender a vivir en armonía uno con el otro a pesar de nuestras diferencias individuales y singularidad. Debemos evitar tratar injustamente otros miembros como si ellos no fueran importantes o no pertenecieran a la familia o la comunidad de Dios.

Podemos vivir armoniosamente juntos en esta gran familia y la Iglesia universal de Cristo, sin estallar el ego del otro, o robando a otros su dignidad y singularidad. Para nosotros como seres humanos, los conflictos son inevitables. Sin embargo, cuando los enfrentamos a través de la oración como una familia unida, se nos ayuda a fortalecer nuestra unidad. Por lo tanto, si tenemos que estar unidos, no podemos resolver nuestros conflictos a través de odios, chismes y críticas injustas de los otros.

Finalmente, hoy debemos aprender de las tres divinas personas, como amarnos y respetarnos unos a otros. Esto también significa, felicitando y agradeciendo los esfuerzos de unos a otros. Es sólo por vivir en armonía como la Santísima Trinidad que: “La grandeza del nombre del Señor se dará a conocer a través de toda la tierra” (sal. 8, 2).

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Homily For Pentecost Sunday, Year C

Happy Birthday: To The One, Holy, Catholic and Apostolic Church

Rdgs: (1st: Acts 2, 1-11; Ps: 103, 1. 24-34; 2nd: Rom 8, 8-17 Gos: Jn 14, 15-16.23-26)

This brief reflection was written by Rev. Fr. Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. He is a Catholic Priest and a Member of the Congregation of the Holy Ghost Fathers and Brothers (Spiritans). He is currently working at the Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico – Republica Dominicana. For more details and comments contact him on: canice_c_njoku@yahoo.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Today is Pentecost Sunday. The celebration of our birthdays is always a moment of great joy and feast. We have a great reason to be happy, celebrate, and exchange good wishes because today is the birthday of the Holy Mother Church. Easter is the feast of the light, of the new life that begins with Christ’s resurrection. Pentecost is the celebration of the gifts of the Holy Spirit. It marks the beginning of the new covenant and the birth of the public life of the church.

Our first reading relates the events of the coming of the Holy Spirit as a great manifestation of the of God’s power. The speaking in different tongues that were understood by all the Jews that came to Jerusalem for the celebration of the feast of Pentecost was a miracle. It was a clear manifestation of the mission of the universal church. It is a call for the church to be a sign of human unity. This is irrespective of race, color or language.  

In the second reading, Paul reminds us of the fact that, by virtue of our “Pentecostal experience” today, an indelible mark has been placed upon us. Hence, we have been specially configured for

God’s mission. This means that it is the Holy Spirit that gives life and directs our mission. Therefore, through today’s out pouring of the Holy Spirit, we are truly and fully marked as God’s children. Though adopted, we are fully heirs to God’s throne and heritage.

Today’s gospel reminds us of the principal roles of the Holy Spirit. These include: advocating, teaching, and reminding us of the things we ought to know. However, for this to be possible, we must be ready to cooperate with him. He can only advocate for us if we trust him, and allow him to be in charge of our case. He can only teach us if we pay attention to his counsels. He can only remind us of the things we ought to know, if we humbly, and willing say to him all the time: “Help me because I am ignorant. Enlighten the eyes of my mind, O Holy Spirit.”

What then will the Holy Spirit that we have received today help us to accomplish? First, the Holy Spirit we have received today is not a spirit of fear and timidity. Instead, it is the Spirit that empowers us and makes us children of God. This means that we are now bold to call God Abba Father.

The Holy Spirit is given to us in order that we might bear good fruits that will last (Gal 5, 22). It was given to us in order to help and also empower others. It was also given to us in order to lead us into the kingdom of righteousness, peace, and to bring us to the fullness of life. So, as we rejoice at this wonderful gesture that God has extended to us today, let us ask Him for the grace to be docile to the Holy Spirit we have received.

Finally, happy birthday, the One, Holy, Catholic and Apostolic Church. Happy birthday to all the Faithful of God all over the world. Happy birthday to all my beloved confreres of the Congregation of the Holy Ghost Fathers and Brothers (Spiritans). May the Holy Spirit continue to lead us all: “To the ends of the earth.” Long live the Holy Mother Church!

Peace be with you!    

Maranatha!

Homilía Para El Domingo De Pentecostés, Año C


Feliz Cumpleaños: A La Una, Santa, Católica y Apostólica Iglesia
 
Lect.: (1ra: Hch 2, 1-11; Sal: 103, 1. 24. 29-34; 2da: Ro 8, 8-17 Ev: Jn 14, 15-16.23-26)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com

Hoy es el domingo de Pentecostés. La celebración de nuestros cumpleaños siempre es un momento de gran alegría y fiesta. Tenemos un gran motivo para ser feliz, celebrar e intercambiar buenos deseos porque hoy es el cumpleaños de la Santa Madre Iglesia. La Pascua es la fiesta de la luz, de la nueva vida que comienza con la resurrección de Cristo. Pentecostés es la celebración de los dones del Espíritu Santo. Se Marca el comienzo de la nueva alianza y el nacimiento de la vida pública de la iglesia.

 Nuestra primera lectura relata los acontecimientos de la venida del Espíritu Santo como una gran manifestación del poder de Dios. El hablar en lenguas diferentes que eran entendidos por todos los judíos que vinieron a Jerusalén para la celebración de la fiesta de Pentecostés era un milagro. Era una clara manifestación de la misión universal de la Iglesia. Es un llamado a la iglesia a ser signo de unidad humana. Esto es independientemente de raza, color o idioma.

En la segunda lectura, Pablo nos recuerda el hecho de que, en virtud de nuestra “experiencia pentecostal” hoy en día, se ha colocado una marca imborrable sobre nosotros. Por lo tanto, hemos sido configurado especialmente para la misión de Dios. Esto significa que es el Espíritu Santo que vivifica y dirige a nuestra misión. Por lo tanto, a través del Espíritu Santo derramado sobre nosotros hoy, estamos verdaderamente y completamente marcados como hijos de Dios. Aunque adoptados, somos completamente herederos al trono y patrimonio de Dios Padre.

El Evangelio de hoy nos recuerda de los papeles principales del Espíritu Santo. Estos incluyen: defender, enseñar y que nos recuerda las cosas que debemos saber. Sin embargo, para que esto sea posible, debemos estar dispuestos a cooperar con él. Sólo pueden abogar por nosotros si confiar en él y le permiten estar a cargo de nuestro caso. Él sólo nos puede enseñar si prestamos atención a sus consejos. Él puede sólo recordarnos las cosas que debemos saber, si nosotros humildemente y liberalmente le dicen lo todo el tiempo: “Ayúdame porque soy ignorante. Ilumine los ojos de mi mente, oh Santo Espíritu.”

¿Qué entonces va el Espíritu Santo qué hemos recibido hoy nos ayudará a lograr? En primer lugar, el Espíritu Santo que hemos recibido hoy no es un espíritu de temor y timidez. En cambio, es el espíritu que nos capacita y nos hace hijos de Dios. Esto significa que ahora somos atrevidos para llamar a Dios Abba Padre.

El Espíritu Santo es dado a nosotros hoy para que podíamos dar buenos frutos que perdurarán (Gal 5, 22). Fue dado a nosotros para ayudar y también capacitar a otros. También fue dado a nosotros para llevarnos al Reino de la justicia, paz y para llevarnos a la plenitud de la vida. Por lo tanto, como nos regocijamos en este gesto maravilloso que Dios ha extendido hoy a nosotros, pidámosle a Él por la gracia de ser dóciles al Espíritu Santo que hemos recibido.

Finalmente, feliz cumpleaños, a la, una, santa, católica, y apostólica iglesia. Feliz cumpleaños a todos los fieles de Dios en todo el mundo. Feliz cumpleaños a todos mis hermanos de la congregación de los padres y hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Que el Espíritu Santo sigue conduciéndonos: “Hasta los confines de la tierra.” ¡Que viva la Santa Madre Iglesia!

¡La paz sea ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!

HOMILÍA PARA EL DÍA DE LAS MADRES(Con extractos de maravillosa homilía del Papa Francisco dedicada al día de las – domingo, 5 de mayo de 2013)

La madre es el símbolo de la vida, de la tierra, de la fecundidad

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com

La primera madre que tengamos que agradecer hoy es La Virgen Santísima María, la madre de nuestro salvador, la madre de iglesia, y nuestra madre espiritual. Como el modelo de las madres y un buen ejemplo a seguir, a través de su hágase nos dio a Cristo el salvador. Nuestra madre biológica es una de más importante personalidad in nuestra vida. Pienso sobre todo en tres aspectos: nos ayuda a crecer, a afrontar la vida, a ser libres.

  1. Una madre ayuda a los hijos a crecer y quiere que crezcan bien, por ello los educa a no ceder a la pereza – que también se deriva de un cierto bienestar – a no conformarse con una vida cómoda que se contenta sólo con tener algunas cosas. La madre cuida a los hijos para que crezcan más y más, crezcan fuertes, capaces de asumir responsabilidades, de asumir compromisos en la vida, de tender hacia grandes ideales. Nuestras Madres hacen precisamente esto con nosotros, nos ayuda a crecer humanamente y en la fe, a ser fuertes y a no ceder a la tentación de ser hombres y cristianos de una manera superficial, sino a vivir con responsabilidad, a tender cada vez más hacia lo alto. 
  2. Una madre además piensa en la salud de sus hijos, educándolos también a afrontar las dificultades de la vida. No se educa, no se cuida la salud evitando los problemas, como si la vida fuera una autopista sin obstáculos. La madre ayuda a los hijos a mirar con realismo los problemas de la vida y a no perderse en ellos, sino a afrontarlos con valentía, a no ser débiles, y saberlos superar, en un sano equilibrio que una madre “siente” entre las áreas de seguridad y las zonas de riesgo. Y esto, una madre sabe hacerlo. Lleva al hijo no siempre sobre el camino seguro, porque de esta manera no puede crecer. Pero tampoco solamente sobre el riesgo, porque es peligroso. Una madre sabe equilibrar estas cosas. Una vida sin retos no existe y un chico o una chica que no sepa afrontarlos poniéndose en juego ¡no tiene columna vertebral! Afrontarlas con la ayuda de la madre 
  3. Una buena madre no sólo acompaña a los niños en el crecimiento, sin evitar los problemas, los desafíos de la vida, una buena madre ayuda también a tomar las decisiones definitivas con libertad. Esto no es fácil. Pero una madre sabe hacerlo, en este momento en que reina la filosofía de lo provisorio. Pero, ¿qué significa libertad? Por cierto, no es hacer todo lo que uno quiere, dejarse dominar por las pasiones, pasar de una experiencia a otra sin discernimiento, seguir las modas del momento; libertad no significa, por así decirlo, tirar por la ventana todo lo que no nos gusta. La libertad se nos dona ¡para que sepamos optar por las cosas buenas en la vida!

Toda la existencia de madre es un himno a la vida, un himno de amor a la vida. La madre es el símbolo de la vida, de la tierra, de la fecundidad. Es una diosa – enorme, serena, fuerte, cuyas dimensiones sugieren una escultura grane y pasada. Entonces, podemos preguntarnos hoy. ¿Qué voy a hacer por mi madre para el día de la madre? ¿Flor, chocolate, dinero? Cosas buenas, pero que el hijo e hija escuche sus consejos. Nunca olvida sus consejos. Honestidad, trabajo, disciplina. Respetar nuestro cuerpo. No abusar drogas, alcohol, sexo. Mantenga firmes, no mentira, no pelea, no lastimar a los demás. El día de la madre no es una fecha comercial, es el día de la familia, de alegría y de acción de gracias.

La Paz Sea Con Ustedes 

Maranatha, (Ven Senor Jesús)