Homilía Para 9o Domingo del (Santísima Trinidad) Tiempo Ordinario, Año B

Viviendo En La Unidad De La Santísima Trinidad

Lectura: (1o: Dt 4, 32-34; Sal 32; 2o Ro 8, 14-17; Ev: Mt 28, 16-20)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy celebramos uno de los mayores misterios y dogmas de nuestra fe cristiana, la solemnidad de la Santísima Trinidad. La celebración de hoy y su posición en el calendario de la iglesia están diseñados para enseñarnos que el Padre, Hijo y Espíritu Santo están trabajando juntos. Nunca están separados aunque cada uno de ellos es una persona divina. Ningún volumen de debates filosóficos o cualquier cantidad de investigación científica completamente lo puede explicar. Es un misterio porque sólo puede ser apreciado y comprendido con los ojos de la fe. Es un dogma porque: “es un artículo de fe revelada por Dios, que el Magisterio de la iglesia presenta como sea necesario para ser creído…” Así, la oración de Pablo se convierte en importante hoy en día: “Puede el Señor iluminar los ojos de tu mente…” (Ef 1, 18).

En nuestra primera lectura, Moisés, nos recuerdan la naturaleza maravillosa y misteriosa de las obras de Dios. En palabras de orden, que lleva un Dios amoroso y misterioso para llevar a cabo tareas tan maravillosas y misteriosas de la salvación. Por lo tanto, nos anima a fortalecer nuestra fe en Dios obedeciendo sus mandamientos. En la segunda lectura, aunque sin ofrecer ninguna enseñanza sistemática de la Santísima Trinidad, Pablo presenta a las tres personas divinas en sus formas concretas y acciones. Por lo tanto, él dice: “guiados por el espíritu, somos hijos de Dios… Y nosotros somos herederos con Cristo.” Es el mismo Espíritu que nos ayuda a llamar a Dios a padre. Y en el Evangelio, Cristo mismo reveló el misterio de las tres personas divinas a sus apóstoles. Él mandó a que fueran a realizar su misión en todas las Naciones: “Bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. Así, cualquier oración sincera que ofrecemos en nombre de la Santísima Trinidad lleva una marca de excelencia y de victoria.

Hoy, la iglesia nos recuerda que a pesar de las etapas de los eventos que hemos experimentado en el último par de semanas (Pascua, Ascensión y Pentecostés), que las tres personas divinas no son divididas en sus acciones de gracia. En cambio, están trabajando y caminando juntos para nuestra salvación y el éxito. Acordaron crear y sostener el mundo. Acordaron realizar en su imagen y semejanza (Gen 1, 27). También trabajaron juntos para salvar a la humanidad. Por lo tanto, Dios el Padre envió al Hijo para redimir al mundo (Jn 1, 1-3). Dios el Hijo nos envió a Dios el Espíritu Santo como nuestro consolador y abogado (acto 1, 8. 2). En todos ellos ninguna de las tres personas divinas era, o actuó solo en cualquier momento. Además, ninguno de ellos tenía la dominación absoluta de un periodo determinado porque están eternamente, uno, unido e indiviso.

Cofrades, lo que celebramos hoy es la unidad. Tenemos muchas lecciones que aprender de la Santísima Trinidad como una familia y pueblo de Dios. Una cosa que me da alegría es la manera en que más parejas están celebrando su aniversario de bodas que a menudo revelan con un gran sentido de orgullo y alegría: “Padre, nosotros hemos estado casados durante veinte años, treinta, cuarenta o más.” Comparto la alegría de estas parejas porque se refleja la unidad trinitaria. También demuestran a nosotros que a pesar de nuestras diferencias podemos trabajar y caminar juntos como una familia y la comunidad. Por lo tanto, debemos aprender del Dios trinitario que nosotros podamos coexistir como una familia a pesar de nuestras personalidades individuales y las diferencias. La celebración de hoy tiene mucho que enseñarnos acerca de la unidad en nuestras relaciones, amistades, matrimonios, familias, comunidades. Nos enseña que a pesar de nuestros diferentes talentos, dones, política social, económica, religiosa y nuestro pasado, podemos vivir y trabajar juntos. Nos enseña que si permanecemos unidos, nuestras diferentes personalidades se convertirían en nuestra fuerza, en lugar de nuestra debilidad o la causa de la desintegración. Por su amor y unidad, Alabemos la Santísima Trinidad: “Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, Amén.”

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s