Homilía Para Decimotercero Domingo Tiempo Ordinario, Año B

¡El Plan y Deseo De Dios Para Ti Es La Vida Y La Buena Salud!

Lectura: (1o: Sb 1, 13,-15. 2, 23-24; Sal 29; 2o 2Co 8, 7. 9, 13-15; Ev: Mc 5, 21-43)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com.

En este decimotercero domingo del tiempo ordinario de la iglesia, celebramos al Señor que da la vida. Dios nos creó para vivir, y es su deseo e intención que nosotros prosperemos en salud de cuerpo y mente. Así que la “muerte” se opone totalmente a Dios el autor de la vida. Esto era porque Cristo aceptó la muerte y la pobreza para que nosotros mismos podamos vivir y ser rico.

Hoy nuestra primera lectura del libro de la sabiduría nos recuerda el buen deseo de Dios para nosotros. Este plan no ha disminuido en modo alguno. Nunca se cansa de la restauración de nosotros y no se detendrá. Por eso nos dice que: “…Yo sé los planes que tengo para ti, planes de bienestar y no para dañarte, planes para darte esperanza y un futuro…” (Jer 29, 11). Como un padre amoroso, el plan de Dios para nosotros sigue siendo supremo. Esto no importa si estamos vivos o muertos. También nos dice a través de Juan: “Amado, deseo sobre todas las cosas que puedan prosperar y estar en salud, así como prospera tu alma” (3 Jn 1, 2). Sí, este es el deseo de Dios para nosotros. Por lo tanto, así como la muerte y la enfermedad física no es sino una corrupción física del cuerpo, la vida eterna en Cristo es la definitiva curación y restauración de la vida espiritual que reside en nuestras almas. Esto se logra simplemente mediante la fe en Cristo.

Por lo tanto, nada cambia esta intención o plan de Dios para nosotros. Incluso cuando nosotros lo rechazamos, este plan de vida, prosperidad y buena salud sigue siendo concreto. Esto es debido al pacto que hizo el Dios trinitario para crear a seres humanos a su imagen y semejanza. Por lo tanto, permanece sin cambios el plan de Dios para nosotros: es el plan de vida no de muerte, buena salud no enfermedad, paz no la guerra, unidad no división, amor no odio y muchas más cosas buenas. Todo lo que necesitamos hacer es continuar diciendo sí a éstos con nuestra fe. Es debido a este plan que Pablo nos recuerda hoy en nuestra segunda lectura que: “… El Señor Jesús fue rico, pero se hizo pobre por amor de nosotros, para hacernos ricos con su pobreza”. Por lo tanto, este plan mueve constantemente a Dios hacer todo lo posible para darnos alivio de nuestra enfermedad, preocupaciones, debilidades e incluso a mantenernos seguros y vivos para la gloria de su nombre. La escritura nos dice que: “Él no escatimó a su propio hijo, sino lo entregó por todos nosotros.”

El Evangelio de hoy nos presenta dos milagros de Jesús. Estos milagros son evidencias de la voluntad y plan de Dios para nosotros su pueblo. También demuestran que mientras Cristo desea que seamos liberados de todas las formas de cautiverios, igualmente desea que demostremos una fuerte fe para caminar en nuestros milagros. En ambos casos, vemos fe en acción. La mujer demostró su fe viva con su acción activa. Esperó durante doce años, y cuando llegó su oportunidad, ella lo tomó por fe. No era miedo o vergüenza de la multitud. Su acción y la reacción de Jesús, simplemente nos enseñan que venir y tocar a Cristo deben ser una acción muy deliberada motivada por una fe viva. Además, Jairo demostró su fe en nombre de su hija al invitar persistentemente a Cristo. Tanto Jairo y la mujer nunca se rindieron, en cambio, esperaron pacientemente hasta que se cumplió el plan de Dios para ellos.

Finalmente, debemos aprender primero que el plan de Dios para nosotros es, prosperar tanto en cuerpo y alma, pero debemos ser pacientes y entrar a este plan con fe. En segundo lugar tenemos un papel que desempeñar en el plan de Dios hacia los demás. Por ello, Pablo nos dice hoy: “Siempre tienes de todo… así que esperamos que pongas más en esta obra de misericordia también.” Así, mientras Cristo busca nuestro bienestar todos los días, también debemos constantemente buscar el bienestar de los demás. Alabemos al Señor diciendo: “Te alabaré, Señor, eternamente.”

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s