Homilía Para el Vigésimo Cuarto Domingo Del Tiempo Ordinario, Año B

Cristo Mostró Su Amor Por Nosotros A Través De Fe Y Acción

Lectura: (1o: Is 50, 5-9; Sal 114; 2o San 2, 14-18; Ev: Mc. 8, 27-35)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com.

En este vigésimo cuarto domingo, honramos a Cristo que aceptó humildemente y generosamente la voluntad de Dios para llevar su cruz. Nuestra primera lectura de esta semana de Isaías es una de las “canciones del sirviente en sufrimiento”. Son las profecías acerca de Jesucristo el Mesías. No era rebelde pero, por el contrario, estaba dispuesto a hacer la voluntad del padre por proclamar y asegurar la salvación de la humanidad. Cristo demostró su amor por nosotros y, la fe en su Padre por voluntariamente aceptar el sufrimiento y la muerte.

Nuestra segunda lectura es un desafío a cada uno de nosotros para ser cristianos prácticos como Cristo lo era. Nos presenta la realidad de lo que realmente significa ser un verdadero cristiano. Santiago nos recuerdan que: “…Fe que no se traduce en obra buena es muerta o inútil”. Al reflexionar sobre el mensaje de hoy recordé estas palabras de Jennifer López mientras apelando para la caridad en nombre de los niños enfermos. Ella dice: “Los milagros no vienen fácilmente… detrás de cada milagro hay un corazón generoso y caritativo.” Este corazón generoso y caritativo es un corazón de fe práctica en la acción. Por lo tanto, Dios necesita nuestra oración, fe, así nuestras acciones prácticas para lograr el siguiente milagro para otros. Cristo demostró su amor por nosotros por ser prácticos. Oró y también ofreció su vida por nosotros en la Cruz. Esto es cristianismo práctico que habla con volúmenes.

En nuestro Evangelio de hoy, Jesús fue confirmando la profecía de Isaías antes de que Pedro le interrumpiera. Jesús sabía que esta era la voluntad de Dios para Él y estaba dispuesto a mostrar su amor práctico para la humanidad. Por lo tanto, como el Sirviente y Mesías  Sufriente, su misión principal era redimir a la humanidad a través de su propio sufrimiento y muerte. El caso de Pedro hoy, es un ejemplo típico de cómo una persona piadosa y espiritual podía ser manipulada con el fin de oponerse a la voluntad de Dios. Jesús no quería decir que Pedro era un diablo, pero Jesús reprendió la voz que habló a través de él.

Unos momentos antes, Pedro había identificado a Cristo como el hijo de Dios por el poder del Espíritu Santo. El siguiente momento fue utilizado por Satanás para oponerse a la voluntad de Dios. Hay dos razones para esto. En primer lugar, Pedro no podía creer que Jesús podía descender tan bajo como para permitir que él mismo sería matado por los seres humanos. En segundo lugar, Pedro puso su mente en lo que iba a perder si esto sucedía. Pensó que él perdería su posición en el reino terrenal que pensaba que Cristo había venido a establecer. Por lo que no quiere escuchar a Cristo hablar del sufrimiento y la muerte ahora. Sin embargo, no sabía que estaba de pie contra la voluntad de Dios.

Como la mayoría de nosotros hoy en día, Pedro sabía quién era Jesús, pero no estaba dispuesto a aceptar la realidad que tenía en frente. Él quería la corona pero niega la cruz que debe venir antes que ella. Como Pedro, la mayoría de las veces no queremos enfrentar las realidades de nuestra vida. Por el contrario, queremos negarlas. Solo queremos saber que no habrá problemas ni dificultades en la vida. Queremos reducir o huir de la cruz y sin embargo, queremos seguir a Cristo. Mis queridos amigos, cristianismo significa fe práctica en la acción. Significa aceptar, llevar nuestra cruz con humildad y con paciencia mientras confiamos en la misma gracia que ayudó a Cristo. Cristo demostró su amor práctico, caridad, generosidad y fe en acción para nosotros llevando su cruz y muriendo en ella. Por lo tanto, quiere que nosotros hagamos lo mismo. Por esta razón nos dice hoy: “Si alguien quiere ser mi seguidor…que cargue con su cruz y me siga…El que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará.” La buena noticia es que nuestras cruces no durarán para siempre, pero definitivamente va a terminar en triunfo.

¡La paz sea con ustedes!

 ¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s