Homilía Para el Vigésimo Quinto Domingo Del Tiempo Ordinario, Año B

Viviendo Una Abnegada y Armoniosa Vida Cristiana

Lectura: (1o: Sb 2, 12. 17-20; Sal 53; 2o San 3, 16-4, 3; Ev: Mc 9, 30-37)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com.

En este vigésimo quinto domingo del tiempo ordinario, exaltamos a Jesucristo el hijo de Dios y la sabiduría que descendió del cielo para convertirse en siervo de los hombres. La Iglesia nos invita a escucharlo y seguir sus ejemplos de una vida abnegada y armoniosa.

Nuestra primera lectura de hoy tiene muchas facetas que se cumple en Cristo. Señala a Cristo el hijo de Dios, que se pondría a la muerte por gente celosa. Como un hombre justo, Jesús reprueba a los fariseos y condenó a los escribas como infractores de la ley. Él les reprochaba sus caminos impíos y ambiciones egoístas. Por esta razón, lo tomaron como ofensa. Él fue escarnecido, torturado y fue condenado a muerte como criminal. Como Cristo, muchas veces, estamos perseguidos por enemigos y criticados incluso nuestros amigos para hacer lo correcto. Sin embargo, debemos permanecer firmes porque Dios seguramente vendrá a nuestro rescate.

Nuestra segunda lectura y Evangelio este domingo nos ayudan a vivir nuestras vidas en armonía, sinceramente centrándose en las cosas que nos une a nosotros en lugar de las que nos dividen. Todos desean relaciones armoniosas, y aún muchas comunidades cristianas, las familias y hogares se caracterizan por frecuentes conflictos. Por lo tanto, como los conflictos son inevitables en la vida, no debemos permitir que nos separen. Así, Santiago nos amonesta a no permitir que los conflictos y ambiciones egoístas destruyan nuestras relaciones, familias y comunidades. Él nos recuerda que la raíz de la mayoría de los conflictos son las ambiciones egoístas dentro de nosotros: “¿De dónde vienen las luchas y los conflictos entre ustedes? ¿No es acaso de las malas pasiones, que siempre están en guerra dentro de ustedes? Ambicionan algo que no pueden alcanzar, y entonces combaten y hacen la guerra…”

En el Evangelio de hoy Jesús predice su muerte y resurrección, reprende a sus discípulos para discutir sobre quién era el mayor entre ellos y le señala a un niño como modelo para el discipulado. Como la iglesia que escribió Santiago, discípulos de Jesús estaban experimentando un conflicto de intereses y posición de liderazgo entre ellos. Incluso cuando Jesús habla claramente, no entendieron por qué hay un amplio margen entre sus ambiciones o expectativas y, las predicciones de Jesús. Por esto, temían incluso pedir aclaraciones.

También, en lugar de reflexionar sobre lo que Cristo les estaba diciendo, estaban ocupados en pelearse sobre quién era el más grande. Sin embargo, siendo Dios, Jesús sabía sus ambiciones ocultas, prioridades y enfoque en sus reputaciones. Esto es lo que vemos a menudo en cualquier sociedad, iglesia, familia, o en cualquier lugar que se considera ambición mundana más que ambición espiritual. Allí vemos las luchas internas, chismes, indiferencia, enemistad, amenazas, mal trazado, odio y todo tipo de vicios que nuestra primera y segunda lecturas mencionaron hoy. Dondequiera que existan, no puede haber ningún progreso, prosperidad, armonía o paz.

Por lo tanto, mediante el uso de un niño como un ejemplo para nosotros hoy, Jesús simplemente nos está enseñando que tenemos que ser como niños para ser grandes. Por supuesto, esto no significa ser tonto o infantil. En cambio, significa que tenemos que vivir nuestras vidas en el humilde servicio a Dios y a uno con el otro, en lugar de estar preocupados por las ambiciones egoístas. Jesús también está alentando a que se centren más en nuestra vida interior. Es decir, el ser más puro, más inocente, más humilde, más servicial y de más confianza. Por lo tanto, ser grande es estar enfocado en algo distinto de uno mismo. Significa nuestra capacidad de acomodar, aceptar y trabajar en armonía con los demás igual que los niños están siempre dispuestos a hacer. Significa disposición para aceptar la verdad y, al reflexionar positivamente sobre ella. También significa estar listo para servir y ofrecer uno mismo por el bien de otros como hizo Cristo, en lugar de buscar ser servido por otros.

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s