Homily for 2nd Sunday of Advent, Year C

Come Quickly Lord, And Restore The Joy of Our Salvation!

Readings: 1st: Br 5, 1-9; Ps 125; 2nd: Phil 1,3-6.8-11; Gos Lc 3, 1-6

 This brief reflection was written by Rev. Fr. Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. He is a Catholic Priest and a Member of the Congregation of the Holy Ghost Fathers and Brothers (Spiritans). He is currently working at the Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico – Republica Dominicana. For more details and comments contact him on: canice_c_njoku@yahoo.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

On this second week of Advent, we continue our Journey of hope and waiting for the coming of Christ. Today, the church invites us to celebrate the marvels that God is about to work for us in a couple of weeks from now. This season, we wait in joyful hope for that “Day of the Lord” when his work will be complete in us.

All the readings of this Sunday are wake up calls for us to prepare for the great encounter with the Lord who is to come soon. So, while our first reading announces that God means to show the splendor of Christ to all nations, the second reading reminds us of “The Lord’s Day” which obviously will initiate our salvation. This wakeup call is summed up, and reflected in the prophecy of John the Baptist in today’s gospel.

This season, Christ comes in his glory, but His coming will be of no use to us unless we encounter him, and share in the joy that he will bring at Christmas. If we truly prepare for Him this season, our hearts will overflow with joy as a river over flows its bank when it is filled. Hence, the first reading of today tells us: “…take off your dress of sorrow and distress and put on the beauty of the glory of God forever…” (Bar 5, 1-9). This is rightly so because soon and very soon, we shall joyfully welcome the Lord.

Paul on his part encourages us to remain steadfast in good works and to continue improving our ways of life until the “Day of the Lord” comes. It is important to note that for us to encounter Jesus Christ, and share in the joy that he brings, we must be ready to make some sacrifices. This entails preparing and purifying ourselves through prayer, charity, love, and reconciliation. Hence, Paul says: “…This will help you to become pure and blameless, and prepare you for the day of Christ…” (Phil 1, 8).

Furthermore, whatever will constitute an obstacle to encountering Jesus Christ this season must be completely removed as the voice of John the Baptist re-echoes clearly to us “….Prepare a way for the Lord, make his path straight. Every valley will be filled, and every mountain and hill be laid low…” (Luke 3, 5-6). This means that something must be sacrificed this season for Christ to have his place in us, and for us to experience the joy of Christ when he finally comes in glory and splendor.

Therefore, this season of Advent, let us humbly join the psalmist in to implore the Lord: “Restore unto me the joy of my salvation, O Lord my God (Ps. 51, 12). However, it is only when we have successfully and sincerely prepared that we can share and radiate in the joy of the Lord. Then and only then, can we exclaim: “What marvels the Lord worked for us, indeed we are glad” (Ps. 125, 3).

Finally, as we wait and prepare ourselves for the coming of Christ this season, may the Almighty God fill us with the strength and the patience we need to persevere without fainting. May our encounter with Christ this season restore the joy of our salvation. Amen!

Peace be with you.

Maranatha!

Homilía Para El Segundo Domingo De Adviento, Año C

¡Ven Señor Rápidamente, Y Restaura La Alegría De Nuestra Salvación!

Lectura: (1o: Ba 5, 1-9; Sal: 125; 2o Flp 1, 4-11; Ev: Lc 3, 1-6)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com.

En esta segunda semana de Adviento, continuamos nuestro camino de esperanza y esperando la venida de Cristo. Hoy en día, la Iglesia nos invita a celebrar las maravillas que Dios está a punto de trabajar para nosotros en un par de semanas a partir de ahora. Esta temporada, nosotros esperamos en la gozosa esperanza del “Día del Señor” cuando su obra se completará en nosotros.

Todas las lecturas de este domingo, son una llamada para despertarnos a estar preparados para el gran encuentro con el Señor que vendrá muy pronto. Así, mientras que la primera lectura anuncia que Dios significa el esplendor de Cristo que se muestra a todas las naciones, la segunda lectura nos recuerda el “Día del Señor” que obviamente iniciará nuestra salvación. Esta llamada de despertar, está resumida y reflejada en la profecía de Juan el Bautista en el Evangelio de hoy.

Esta temporada, Cristo viene en su gloria, y su venida será de ninguna utilidad para nosotros si no lo encontramos y compartimos en la alegría que traerá en la Navidad. Si verdaderamente nos preparamos para Cristo esta temporada, nuestros corazones desbordarán de alegría como un río sobre flujos de su banco cuando está lleno. Por lo tanto, la primera lectura de hoy nos dice: “…Despójate de tu vestido de tristeza y angustia y viste las galas perpetuas de la gloria que Dios te Da…” (Baruc 5, 1-9). Esto es con razón, porque pronto,  muy pronto, vamos con alegría a darle la bienvenida al Señor.

Pablo por su parte nos anima a permanecer firmes en buenas obras y continuar mejorando nuestras formas de vida hasta que el “Día del Señor” viene. Es importante tener en cuenta que para que podamos encontrar a Cristo y compartir la alegría que trae, debemos estar dispuestos a hacer algunos sacrificios. Esto implica prepararnos y purificarnos nosotros mismos a través de la oración, caridad, amor, y reconciliación. De ahí, que Pablo dice: “…Así llegarán al Día de Cristo limpios e irreprochables…” (Phil 1, 8).

Además, lo que sea que constituya un obstáculo para el encuentro con Jesucristo esta temporada, debe ser completamente removido como la voz de Juan el Bautista hace re-eco claramente “…Preparen el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes, y colinas…”  Esto significa que algo debe ser sacrificado esta temporada por Cristo tener su lugar en nosotros y para poder experimentar la alegría de Cristo cuando finalmente viene en gloria y esplendor.

Por lo tanto, este tiempo de Adviento, nos permite unirnos humildemente al salmista a implorar al Señor: “¡Restaura en mí la alegría de mi salvación, oh Señor mi Dios! (Sal 51, 12). Sin embargo, es sólo cuando hemos sinceramente estados preparados que podemos compartir e irradiar la alegría del Señor. Entonces, y sólo entonces, podemos exclamar: “Qué maravilla el Señor ha hecho para nosotros, y estamos alegres” (Sal 125, 3).

Finalmente, como esperamos y nos preparamos para la venida de Cristo esta temporada, que Dios el todopoderoso nos colme con la fuerza y la paciencia que necesitamos para perseverar sin desmayar. Que nuestro encuentro con Cristo esta temporada restaure la alegría de nuestra salvación. ¡Amén!

¡La paz sea  con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!

Homily for 1st Sunday of Advent, Year C

The Advent of Mercy and Liberation
Readings: 1st: Jr 13, 33-37; Ps 24; 2nd: I Th 3, 12. 4, 2; Gos Lk 21, 25-28, 34-36

This brief reflection was written by Rev. Fr. Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. He is a Catholic Priest and a Member of the Congregation of the Holy Ghost Fathers and Brothers (Spiritans). He is currently working at the Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico – Republica Dominicana. For more details and comments contact him on: canice_c_njoku@yahoo.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

The term Advent comes from two Latin words Ad-ventus or Ad-venire, which simply means “to arrive” or “to come” respectively.” Advent marks the beginning of the Church’s liturgical calendar. It is a four-week period leading up to Christmas. For us Christians and Catholics in particular, it means a time of expectation and preparation for the Lord’s coming. So, the prophecy of John the Baptist: “A voice of one calling in the desert, prepare a way for the Lord …” (Mk 1, 3), echoes loudly to us this season.
Advent is a time when we expect mercy and liberation because our Lord, the King of the universe whose solemnity we celebrated last Sunday comes with power to reign over his people. This Advent is special because it ushers in the year of mercy and liberation. Therefore, Christ comes to pardon and liberate us from fears, and all types of operations. As our first reading puts it, this is the time we expect the fulfillment of God’s promises to us – His children. The promise is about our deliverance, and the restoration of our lost integrity which has been stifled by fear of the unknown. It is equally a time of restoration of our hope and faith. Jesus comes also to liberate us from shame and its attendant sorrows. How do we begin this preparation?
Paul gives us a clue in our second reading when he says: “May he so confirm your hearts in holiness that you may be blameless in the sight of our God…when our Lord Jesus comes with all his saints.” Holiness of life in our world today appears to have lost its meaning or perhaps is one concept that sounds so abstract. In other words, it is believed by many, even Christians, to be unattainable. Yet, it is a necessary condition for seeing and meeting the Lord when he comes because, “without holiness no man can see the Lord” (Heb 12, 14).
It therefore means that in spite of the difficulties we face in attaining holiness, this season as Paul admonishes us, we have to “make more and more progress in the kind of life that we are meant to live.” This is a call to strive for perfection. If it were not possible, Christ and the apostles would not have told us to be perfect as our heavenly father is perfect. So this season, let us endeavor to shone greed, licentiousness, inordinate ambitions, anger, malice, backbiting, gossips, abortion, drunkenness, immodesty, and all sorts of vices. We must prepare and equip ourselves with good virtues like a bride waiting for her groom.
Finally, one other important thing we must do as today’s gospel tells us is, to keep ourselves positively busy, awake and watchful. Therefore, this is a call for us to intensify and strengthen our prayer life. This is because prayer purifies the soul; it casts away all fears, and it prepares and strengthens us. Prayer provides us the spiritual energy, courage and confidence to stand firm while waiting for our Lord’s coming. Intensive prayer this season rather than being carried away by mundane preparations is what the Lord wants from us.
May our Lord find us awake and ready when he comes to liberate us from the fear and operation that holds us captive. So let us join the psalmist to say: “To you, O Lord I lift up my soul, make me know your ways, and teach me your paths” (Ps. 34, 4).
Peace be with you!
Maranatha!!

Homilía Para El Primero Domingo De Adviento Año C

Adviento De La Misericordia Y Liberación
Lectura: (1o: Jer 13, 33-37; Sal 24; 2o 1Te 3, 12. 4, 2; Ev: Lc 21, 25-28. 34-36)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com.

El término Adviento viene del latín dos palabras “Ad-ventus” o “Ad-venire”, que significa simplemente “llegar” o “venir” respectivamente. “Adviento marca el inicio del calendario litúrgico de la iglesia. Es un período cuatro semanas previas a Navidad. Para nosotros los cristianos y católicos en particular, significa un momento de expectativa y preparación para la venida del Señor. Por lo tanto, la profecía de Juan Bautista: “Una voz de una llamada en el desierto, preparar el camino para el Señor…” (Mc 1, 3), se hace eco de voz alta para nosotros esta temporada.
Adviento es un tiempo cuando esperamos misericordia y liberación porque nuestro Señor, Rey del universo cuya solemnidad celebramos el domingo pasado viene con poder para reinar sobre su pueblo. Este Adviento es especial porque inicia en el año de misericordia y liberación. Por lo tanto, Cristo viene a perdonar y liberarnos de temores y todo tipo de operaciones.
Como dice la primera lectura, este es el tiempo que esperamos el cumplimiento de las promesas de Dios para nosotros sus hijos. La promesa es acerca de nuestra liberación y la restauración de nuestra integridad perdida que ha sido sofocado por el miedo de lo desconocido. Es igualmente una época de restauración de nuestra esperanza y fe. Jesús también viene a liberarnos de la vergüenza y sus consiguientes dolores. ¿Cómo comenzar con esta preparación?
Pablo nos da una pista en nuestra segunda lectura cuando afirma: “Puede así confirmar sus corazones en santidad que es intachable delante de nuestro Dios…cuando nuestro Señor Jesús venga con todos sus santos.” Santidad de la vida en nuestro mundo hoy parece haber perdido su significado o tal vez es un concepto que suena tan abstracto. En otras palabras, se cree por muchos, incluso cristianos, que es inalcanzable. Sin embargo, es una condición necesaria para ver y conocer al Señor cuando venga porque, “sin santidad nadie puede ver al Señor” (He 12, 14).
Por lo tanto significa que a pesar de las dificultades que enfrentamos en la consecución de la santidad, esta temporada como Pablo amonesta, nos tenemos que “progresar más y más en la clase de vida que nos estamos destinados a vivir.” Este es un llamado a luchar por la perfección. Si no fuera posible, Cristo y los apóstoles no nos hubiera dicho para ser perfectos como nuestro Padre celestial es perfecto. Para esta temporada, dejó nos esforzamos por avaricia brilló, libertinaje, ambiciones desmesuradas, enojo, malicia, maledicencia, chismes, aborto, embriaguez, inmodestia y todo tipo de vicios. Debemos preparar y dotarnos de buenas virtudes como una novia esperando a su novio.
Por último, otra cosa importante que debemos hacer como nos dice el Evangelio de hoy es, nos mantenemos positivamente ocupado, despierto y vigilante. Por lo tanto, este es un llamado para intensificar y fortalecer nuestra vida de oración. Esto es porque la oración purifica el alma; arroja lejos todos los miedos, y prepara y nos fortalece. Oración nos proporciona la energía espiritual, el valor y la confianza para estar firmes esperando la venida de nuestro Señor. Oración intensiva esta temporada en lugar de ser llevado por preparaciones mundanas es lo que el Señor quiere de nosotros este tiempo de adviento.
Puede nuestro Señor nos encontramos despiertos y listos cuando venga a liberarnos del temor y de la operación que nos mantiene cautivos. Así que unámonos el salmista al decir: “A ti, Señor, levanto mi alma, hazme conocer tus caminos y enséñame tus caminos” (sal. 34, 4).

¡La paz sea con ustedes!
¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!

Homily for 34th Sunday of Ordinary Time, Year B

Christ, King Of The Universe Reigns!

Readings: 1st: Dan 7, 13-14; Ps 15; 2nd: Rev 1, 5-8; Gos Jn18, 33-37

 This brief reflection was written by Rev. Fr. Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. He is a Catholic Priest and a Member of the Congregation of the Holy Ghost Fathers and Brothers (Spiritans). He is currently working at the Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico – Republica Dominicana. For more details and comments contact him on: canice_c_njoku@yahoo.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

The solemnity of Christ the King brings us to the definitive end of the church’s liturgical calendar year B. Today, the entire world stands still and bows to Christ, the King of kings, the Lord of lords, and the beginning and the end.

This feast was instituted by Pope Pius XI in 1925 in response to growing nationalism and secularism. It was also instituted in order to promote the worship of Christ both in the privacy of our hearts, as well as publicly. The title of the feast was “Jesu Christi Regis” (Jesus Christ the King). In his 1969 “motu proprio Mysterii Paschalis,” Pope Paul VI gave the celebration a new title: “Iesu Christi universorum Regis” (Jesus Christ, King of the Universe). He also moved the celebration to the last Sunday in the liturgical calendar and transformed it from a feast to a “Solemnity.”

Today, both the first and second reading bear testimonies of the kingship of Christ. Daniel prophesied about the eternal reign of peace of Jesus Christ, while John called Him: “the first born of all creation…the Alpha and the Omega.” Both readings also remind us that the marks of the reign of Christ shall include justice, love, truth, and peace.

In today’s gospel, Pilate and the Jews connived to castigate Christ their King without knowing what they were doing. Rather than accepting the Truth they hardened their hearts to His call to share in his kingdom. Like the Jews, some of us are always carried away by what we see in this present world. This is by simply believing that everything ends here on earth. This is a grave mistake because, the kingdom of this world will pass away but that where Christ reigns eternally will not pass away.

One of the most important goals of today’s celebration is, presenting and worshipping Christ as “the King of the universe.” However, it is important to note that first, we must individually allow him to reign in our lives. If Christ reigns in every heart, our community and world will be a better place. So today’s celebration challenges us to ask ourselves this very important question: “Is Christ reigning in my life? Today’s celebration would be an exercise in futility unless we give Christ the chance to reign, not only in our lives, but in our families, businesses, in our situations, and of course, in our entire world.

This means that Christ the king must be our role model. He should also be the role model of all kings, rulers, and leaders. He cares, loves and lives in peace with his people. He does not rule with iron fists, military might, or financial strength. Instead, he is a good Shepherd. He is a just judge, a compassionate and forgiving King. He is the only king who treats his subjects as brothers, sisters, and friends. He is always ready, close, and we do not need any special protocol to reach him. Today, let us join the psalmist in proclaiming that: “The Lord is king, with majesty enrobed.”

Peace be with you!!

Maranatha!!!

Homilía Para El Trigésimo 4to Domingo Del Tiempo Ordinario, Año B

Cristo, Rey Del Universo Reina

Lectura: (1o: Da 7, 13-14; Sal 92; 2o Ap1, 5-8; Ev: Jn 18, 33-37)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com.

La solemnidad de Cristo Rey nos lleva hasta el final definitivo del año litúrgico de la iglesia B. Hoy en día, todo el mundo se detiene y se inclina a Cristo, el rey de Reyes, Señor de señores y el principio y el final.

Esta fiesta fue instituida por el Papa Pio XI en 1925 en respuesta al creciente nacionalismo y el laicismo. También se instituyó con el fin de promover la adoración de Cristo tanto en la intimidad de nuestros corazones, así como públicamente. El título de la fiesta fue “Jesu Christi Regis” (Jesucristo el rey). En su 1969 “motu proprio Mysterii Paschalis” Papa Pablo VI dio a la celebración de un nuevo título: “Iesu Christi Universorum Regis” (Jesucristo, Rey del universo). También se trasladó la celebración al último el domingo del calendario litúrgico y transformado de una fiesta a una “solemnidad”.

Hoy, tanto la primera y segunda lectura tiene testimonios de la realeza de Cristo. Daniel profetizó sobre el eterno reinado de la paz de Jesucristo, mientras que Juan lo llamó: “Él primero nacido de toda creación… el Alfa y la Omega.” Ambas lecturas nos recuerdan también que las marcas del reinado de Cristo incluyen justicia, amor, verdad y paz.

En el Evangelio de hoy, Pilato y los judíos conspiraron para castigar a Cristo su rey sin saber lo que estaban haciendo. En lugar de aceptar la verdad endurecieron sus corazones a su llamado a compartir en su reino. Como los judíos, algunos de nosotros son siempre llevar por lo que vemos en este mundo. Esto es simplemente por creer que todo termina aquí en la tierra. Esto es un grave error, porque el Reino de este mundo pasarán pero que donde Cristo reina eternamente no pasarán.

Uno de los objetivos más importantes de la celebración de hoy es, presentar y adorar a Cristo como “el Rey del universo”. Sin embargo, es importante tener en cuenta que primero, que individualmente debemos permitirle que reine en nuestras vidas. Si Cristo reina en cada corazón, nuestra comunidad y el mundo será un lugar mejor. Para la celebración de hoy nos desafía a nosotros mismos esta pregunta muy importante: “¿Está Cristo reinando en mi vida? Celebración de hoy sería un ejercicio inútil a menos que nos dé a Cristo la oportunidad de reinar, no sólo en nuestras vidas, sino en nuestras familias, empresas, en nuestras situaciones y por supuesto, en nuestro mundo.

Esto significa que Cristo el Rey debe ser nuestro modelo a seguir. Él también debe ser el modelo a seguir de todos los reyes, gobernantes y líderes. Él cuida, ama y, vive en paz con su pueblo. Él no gobierna con hierro podría puños, militares o solidez financiera. En cambio, es un buen pastor. Él es un juez justo, un rey compasivo y misericordioso. Él es el único rey que trata a sus súbditos como hermanos, hermanas y amigos. Él siempre está listo, cerca, y no necesitamos ningún protocolo especial para llegar a Él. Hoy, unámonos con el salmista aclamemos que: “Señor tu eres nuestro Rey.”

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!

Homilía Para El Trigésimo 3ro Domingo Del Tiempo Ordinario, Año B

Nuestra Perfección Eterna En Cristo

Lectura: (1o: Da 12, 1-3; Sal 15; 2o He 10, 11-14.18; Ev: Mc 13, 24-32)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com.

Las lecturas de este trigésimo tercer domingo del tiempo ordinario son todas en un tono profético. En palabras de orden, señalan a la futura liberación del pueblo de Dios. Esta es la forma de que la Santa Madre Iglesia desea recordarnos que somos sólo un par de días a finales de este año litúrgico B. También nos recuerdan las agradecidas y gloriosas temporadas de Adviento y Navidad que están delante de nosotros. Lo más importante, este domingo, es que la Santa Madre iglesia aumenta nuestra esperanza de salvación. Por lo tanto, ella nos recuerda que nuestra futura y eterna perfección es posible solo por Cristo y su ofrecimiento que santifica.

La figura divina para proteger la dignidad del pueblo de Dios en nuestra primera lectura este domingo es el Arcángel Miguel, el gran príncipe que monta guardia sobre el pueblo de Dios. Aquí hay dos puntos en cuenta. El primero es la muy importante función del Arcángel Miguel. Sin embargo, no debe ser confundido con el de Cristo como el Salvador. En cambio, su papel es de un siervo fiel que guarda el pueblo de Dios. Otro punto es que, nos dice que “todos aquellos cuyos nombres se encuentran escritos en el libro se salvarán.” En otras palabras, son los marcados para la perfección eterna por la venida y el ofrecimiento de Cristo el sumo y eterno Sacerdote. Esto significa que todavía hay oportunidad para todos aquellos que desean estar en este grupo para hacerlo.

Nuestra segunda lectura de las cartas a los hebreos pone de relieve la eficacia de la ofrenda de Cristo por nuestra salvación. Es una ofrenda que marca todos los creyentes con un audaz signo de “perdonados, absueltos y sellados para salvación.” Como el cumplimiento de la antigua alianza, Cristo el nuevo pacto y sumo sacerdote, ha ofrecido este sacrificio una vez por todas. Así que, todo lo que necesitamos hacer es subir al trono de su misericordia y sacar fuerzas de Él cuyo sacrificio purifica, perfecciona y salva.

En el Evangelio de hoy Jesús emplea a diferentes causas naturales con el fin de recordarnos la necesidad de estar en guardia para su gran venida. El estado de ánimo del mensaje de Jesús se mueve de las profecías de la gran tribulación a las profecías de la venida del hijo del hombre y de sus ángeles a reunir a sus escogidos. El clímax del discurso radica en el hecho de que nadie sabe cuándo sucederá esta liberación. Sin embargo, el impacto total del mensaje de Jesús es para recordarnos el hecho de que Él es un profeta y al mismo tiempo nuestro Salvador.

Finalmente diciendo que caos precederá su venida es sencillo decir que nada será capaz de detener lo que Dios ha destinado a suceder. Su propósito primario es establecer todas las tragedias de la vida, guerra, destrucción y persecución en el contexto del establecimiento del Reino de Dios. Sin embargo después de todo, el tiempo de la paz volverá a los hijos de Dios cuyos nombres se encuentran escritos en el libro. También, al decir que: “cielo y tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán sin cumplirse,” Jesús desea recordarnos que su venida y nuestra salvación es segura. Por lo tanto, Él nos invita a estar preparados para el nuevo reino que Dios establecerá.

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!