Homilía Para El Primer Domingo Del Tiempo Ordinario – Año C

Bautismo Del Señor

Lect: (1ª: Is 40, 1-11; Sal: 103; 2a: Tito 2, 11-14. 3, 4-7; Ev: Lc 3, 15-21)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com

Hoy celebramos la fiesta del Bautismo del Señor. Esta fiesta marca el final definitivo de navidad y el inicio formal del tiempo ordinario de la iglesia del ciclo litúrgico, C. La celebración, de hoy recuenta la historia del bautismo del Señor. De manera especial, nos recuerda la importancia del sacramento del bautismo en nuestra vida como cristianos.

La primera lectura de hoy es un mensaje de esperanza y consuelo a todo el pueblo de Dios. Cristo, el ungido de Dios está con nosotros para que nos cura. Lo más importante es que Él está aquí para restaurar nuestra paz. Isaías lo pone de esta manera: “Consola mi pueblo, consola… aquí está el Señor que viene con poder, y su brazo someter todas las cosas a Él, el premio de su victoria está aquí con Él…” Este es exactamente el ministerio que Cristo fue ungido, que esté facultado por el Espíritu Santo que descansaba sobre Él como una paloma durante su bautismo.

En la segunda lectura, san Pablo nos recuerda en su carta a Tito, en el sentido de que: “Dios nos salvó por la limpieza agua para el bautismo y renovándonos por el Espíritu Santo, que derramó sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro salvador.” De hecho, a través de su bautismo, Cristo ha santificado y abrió la fuente de bautismo para nosotros. También inició nuestro proceso de redención. Por lo tanto, a través de nuestro propio bautismo en Cristo, somos admitidos en el proceso de redención para nuestra salvación.

Hoy en el evangelio de san Lucas, Dios el Padre dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco.” Durante este bautismo, Dios ungió a Cristo con el Espíritu Santo y su misión de llevar la salvación y la paz para todas las naciones. Era necesario que Cristo ser bautizado con el fin de subrayar la importancia del sacramento del bautismo como fundamento de todos los demás sacramentos. Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que la definición de bautismo como: “El sacramento que lava pecado original…” no de ninguna manera sugiere que Cristo fue afectado por el pecado original, o que son necesarias para ser limpiados de cualquiera pecado a través del bautismo de Juan el Bautista. La carta a los Hebreos nos dice que: “Cristo fue semejante en todo a nosotros menos en el pecado” (Hb 4, 15).

Por lo tanto, no estaba manchado en alguno modo por el Pecado Original debido a la caída de Adán y Eva. Según relato de Mateo, Cristo nos da la razón para que Él mismo para ser bautizado: “Déjalo  ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere.” (Mt 3, 15). Por lo tanto, al aceptar ser bautizado por Juan el Bautista, Cristo manifiesta su plena humanidad, sin embargo, sin menoscabar su divinidad. En otras palabras, se identifica plenamente con nosotros, y en Su bautismo era una señal de solidaridad con nosotros quien salió guardar. Es un signo de que Él estaba dispuesto a ir a través de cualquier prueba con el fin de garantizar nuestra salvación. Lo más importante es que, a través de su bautismo Cristo inició nuestro proceso de redención, que le completará finalmente con su sangre en la cruz.

En conclusión, en este día, por lo tanto, es muy importante para nosotros reflexionar sobre nuestro propio bautismo. Tenemos que reflexionar sobre todo lo bien que hemos observado y mantenido nuestro bautismo votos. Cómo fieles hemos sido a Dios en términos de cumplir con estas promesas. ¿Seguemos diciendo: “Sí, acepto” a preguntas como?: ” ¿usted rechaza Satanás? ¿Rechazar el pecado? ¿Crees en un solo Dios y una santa Iglesia católica? ¿Crees en Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios? Dios puede dar fe de que realmente soy su hijo que hace su voluntad y mantiene sus promesas bautismales? Hoy la iglesia nos ofrece una nueva oportunidad para renovar nuestro compromiso con Cristo, en cuyo nombre fuimos bautizados. Mientras reflexionamos sobre bautismo de Cristo y la nuestra hoy, pidamos a Dios que renovar su espíritu en nosotros, como seguimos nuestro caminar con Cristo este año para nuestra salvación.

¡La Paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven señor Jesús)!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s