Homilía Para El 3er Domingo De Cuaresma, Año C

Arrepentimiento Provoca La Compasión Y Misericordia de Dios

Lectura: (1ra: Ex 3, 1-8.13-15; Sal 102; 2da I Co l0, 1-6. 10-12; Ev: Lc 13, 1-9)

Este breve reflexión fue escrito por Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. El es un sacerdote Católico y miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espiritanos). El trabaja en la Sanctuario del Espiritu Santo, en Dorado, Puerto Rico, del Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios contacto él en:canice_c_ njoku@yahoo.com o canicechukwuemeka@gmail.com

En este tercer domingo de Cuaresma, la iglesia nos ofrece otro momento de gracia para enderezar nuestro camino. Hoy, celebramos el Señor que nos libera de nuestra esclavitud al pecado, si sólo escuchamos su advertencia de arrepentirnos. Por lo tanto, nuestro tema central hoy es el arrepentimiento.

 A veces, nos sentimos tentados de ver el arrepentimiento como algo sin importancia. Por el contrario, es un paso importante para la salvación. Es una forma en la que la gracia de Dios está mediada para nosotros. El arrepentimiento es, sentir pena por el pecado que hemos cometido, y  una firme decisión de no deliberadamente cometerlo otra vez. El arrepentimiento sincero provoca la compasión, la misericordia y el amor de Dios.

En la segunda lectura, san Pablo amablemente nos recuerda las consecuencias de ir deliberadamente contrarios a la voluntad de Dios. Cuidadosamente traza la muerte de los israelitas de su incapacidad para agradar a Dios. Es decir, porque pecaron contra Dios. Por lo tanto, Pablo concluyó por advertirnos que: “Todo esto ocurrió como una advertencia, y fue escrito para ser una lección para nosotros que vivimos en el fin de la era.” En su carta a los Romanos pone esto directamente: “El salario del pecado es la muerte, pero el don gratuito de Dios es vida eterna” (Ro 6, 23).

En el evangelio de hoy, Jesús fue muy directo en sus palabras cuando dijo: “Si no os convertís, pereceréis.” Se podría decir que esto es demasiado duro para venir de Cristo, que es misericordioso y compasivo. La verdad es que cuando Jesús habla de este modo, no disminuye su compasión y misericordia. Más bien, lo hace porque lo que nos quiere y ve lo que no podemos ver. Él simplemente nos advierte de las consecuencias negativas de vivir una vida de pecado y quiere que nos arrepintamos y vivamos una vida mejor.

Este domingo, la buena noticia es que se nos da la oportunidad de aprender de los errores de nuestros antepasados y las consecuencias de sus acciones. Se nos dará otra oportunidad para hacer un llamamiento al Señor, que es “misericordioso, compasivo y amoroso.” Jesús quiere que nosotros tomemos un paso valiente y positivo para modificar nuestra forma de vida. Esta es una llamada a la penitencia de los tiempos que hemos fallado y negado tanto a Dios y a nuestros vecinos; por las veces que hemos elegido el mal sobre el bien; y por los momentos que nos desesperamos y mostramos una notable falta de fe en Dios.

El paciente, compasivo y amoroso Padre está listo para acogernos. Por lo tanto, nos dice a nosotros esta temporada: “Si mi pueblo, sobre el cual es invocado mi nombre, se humilla, rezando, y buscando mi rostro, y vuelven de sus malos caminos, yo entonces los oiré desde el cielo, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra” (2 Cr 7, 14). El arrepentimiento atrae la misericordia, la compasión, el perdón y la salvación. Se atrae sanación y restauración de la esperanza de un futuro mejor. Por lo tanto, si nos arrepentimos sinceramente de nuestros pecados, Dios no sólo nos perdonará, sino que nos sanará.

Por último, la compasión (cum passio) significa sufrir con alguien y también amar a alguien. Por lo tanto, la compasión y la misericordia de Dios para nosotros están siempre asociadas con su amor. Al igual que Dios sabía la situación miserable de los Israelitas en Egipto, Él sabe lo miserable que nos encontramos bajo la esclavitud del pecado.

Él es consciente de nuestra esclavitud habitual, tanto por pecados de omisión y comisión. También sabe los esfuerzos que estamos haciendo para vivir una buena vida y cómo fallamos con frecuencia. Por lo tanto, esta Cuaresma, Jesús está dispuesto a sufrir con nosotros para que podamos ser libres de la esclavitud del pecado. A través de nuestro arrepentimiento, su compasión, misericordia y amor seremos sanados y restaurados a la vida esta temporada y más allá. 

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s