Homily For 14th Sunday of Ordinary Time, Year C

Instruments Of Christ’s Peace

 Readings: (1st: Ish 66, 10-14; Ps: 65, 1-7. 16. 20; 2nd: Gal 6, 14-18 Gos: Lk 10,1-12. 17-20)

This brief reflection was written by Rev. Fr. Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. He is a Catholic Priest and a Member of the Congregation of the Holy Ghost Fathers and Brothers (Spiritans). He is currently working with the Spiritan International Group of Puerto Rico &  Dominican Republic. He is the Administrator of Parroquia La Resurrección del Senor, Canovanas and the Chancellor of the Diocesis of Fajardo-Humacao, Puerto Rico. For more details and comments contact him on:canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

“Nothing is lost by peace…Jesus brings us peace and leaves us peace” (Pius XII). On this fourteenth Sunday of Ordinary time the Church draws our attention to the need, and importance of peace in our world. She also reminds us that Christ is the source of our peace.

One of humankind’s natural desire is to live a peaceful life. Ordinarily one would expect that with all the scientific discoveries and inventions in our world, that humanity would enjoy more peace and harmony. Unfortunately, it has not been so. This is because peace comes from God. So it must be appreciated, nurtured, and preserved.

In the first reading of today, God in his infinite goodness offers us peace: “Now towards her I send overflowing peace like a river.” When we allow this peace to flow into our hearts and guide our lives, we become fulfilled, satisfied, and our communities and entire world becomes a wonderful place. We are therefore called to be dispensers and agent of this peace. It must flow from, and through us to others.

Unfortunately, most of us today have lost the mark by assuming that peace comes from material or physical wealth. That is, how many cars, houses, how much cloths, or even how much money that one has in his or her account. According to Jürgen Moltmann: “Peace is the blessed joy of a successful life. It is the fullness of life in the presence of the living God. It is the fullness of life in the mutual love of human beings. It is the fullness of life in the community of creation with all other creatures.” This can only flow from Jesus Christ the Prince of peace.

In the second reading, Paul prays for peace and mercy on all who follow God’s will: “Peace and mercy to all who follow this rule, who form the Israel of God.”  This means that peace comes to our hearts, homes, communities, societies and world only when we work in harmony with the will of God. It comes to all who bear the marks of Christ as Paul did. So, we must make room for peace for our joy to be complete in Christ.

Today’s gospel acclamation is a prayer from Paul: “May the peace of Christ reign in your hearts!” It therefore suffices to note that the absence of peace in any heart, family, community, society, or nation leaves it devastated. Peace advances our communities. Any community that welcomes peace, welcomes an opportunity for both spiritual and material prosperity.

In today’s gospel, Jesus equips us with the message we must bring to our world: “Peace be with this house.” It is a gift we must offer to our world. Jesus knows very well that this is what our world needs most, and he is ever ready to let us have it. With the peace that Christ offers us, we must be ready to transform our world from the culture of war and hatred to a culture of peace. He invites us to be instruments of His peace.

Finally, we are commissioned by Jesus say to others: “Peace be with you!” Peace is golden. Like joy, it is also contagious. If we have peace, it must affect others positively. Therefore, let us pray like Francis of Assisi: “Lord, make me an instrument of your peace, where there is hatred, let me sow love; where there is injury, pardon; where there is doubt, faith; where there is despair, hope; where there is darkness, light; and where there is sadness, joy.”

Peace be with you all!          

Maranatha!!

Homilía Para El Décimo Cuatro Domingo Del Tiempo Ordinario, Año C

Instrumentos De La Paz De Cristo

Lect: (1ra: Is 66, 10-14; Sal: 65; 2da: Ga 6, 14-18; Ev: Lc 10, 1-12)

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo en: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

“Nada se pierde por la paz…Jesús nos trae paz y nos deja la paz” (Pío XII). En este décimo cuatro Domingos del tiempo ordinario, la iglesia llama la atención sobre la necesidad e importancia de la paz en nuestro mundo. Ella también nos recuerda que Cristo es la fuente de nuestra paz.

Un deseo natural de la humanidad es vivir una vida pacífica. Normalmente uno esperaría que, con todos los descubrimientos y las invenciones científicos en nuestro mundo, que la humanidad gozaría más paz y armonía. Por desgracia, no ha sido así. Esto es porque la paz viene de Dios. Así que, debe ser apreciado, nutrido y conservado.

En la primera lectura de hoy, Dios en su infinita bondad nos ofrece paz: “Ahora, yo haré correr hacia ella la paz como un río” Cuando permitimos que esta paz fluir en nuestros corazones y guiar nuestras vidas, nos seremos satisfechos. Nuestras comunidades y el mundo entero se convierten en un lugar maravilloso. Por lo tanto, estamos llamados a ser distribuidores y agentes de la paz. Se debe fluir desde y a través de nosotros a los demás.

Por desgracia, la mayoría de nosotros hoy en día ha perdido la marca por suponiendo que paz viene de cosas materiales o de las riquezas físicas. Es decir, cuántos carros, casas, cuántas ropas, o incluso la cantidad de dinero que uno tiene en su cuenta. Según Jürgen Moltmann: “La paz es la bendita alegría de una vida exitosa. Es la plenitud de la vida en la presencia del Dios vivo. Es la plenitud de la vida en el amor mutuo de los seres humanos. Es la plenitud de la vida en la comunidad de la creación con todas las otras criaturas.” Hermanos, esto solo puede fluir de Jesucristo el Príncipe de la paz.

En la segunda lectura, Pablo ora por la paz y misericordia a todos los que siguen la voluntad de Dios: “Paz y misericordia a todos los que siguen esta regla, que forman el Israel de Dios.” Esto significa que la paz viene a nuestros corazones, hogares, comunidades, sociedades y mundo sólo cuando trabajamos en armonía con la voluntad de Dios. Se trata de todos los que llevan las marcas de Cristo, como Pablo lo hizo. Así, debemos hacer espacio para la paz para que nuestra alegría sea completa en Cristo.

 La aclamación del Evangelio de hoy también es una oración de Pablo: “Que la paz de Cristo reine en sus corazones!” Por lo tanto, es importante dar en cuenta que la ausencia de paz en cualquier corazón, familia, comunidad, sociedad o nación la deja devastada. Paz avanza nuestras comunidades. Cualquier comunidad que acoge a la paz, acoge una oportunidad para la prosperidad espiritual y material.

En el Evangelio de hoy Jesús nos equipa con el mensaje que debemos llevar a nuestro mundo: “La paz sea con esta casa.” Es un regalo que debemos ofrecer a nuestro mundo. Jesús sabe muy bien que es lo que nuestro mundo necesita más, y está siempre dispuesto a dejarnos tenerlo. Con la paz que Cristo nos ofrece, debemos estar preparados transformar nuestro mundo de la cultura de guerra y del odio a una cultura de paz. Él nos invita a ser instrumentos de su paz y armonía.

Por último, nos encargamos por Jesús decir a otros: “La paz sea contigo!” La paz es dorada. Como alegría, también es contagiosa. Si tenemos paz, se debe afectar a otros positivamente. Por lo tanto, oremos como Francisco de Asís: “Señor, haz de mí un instrumento de tu paz, donde hay odio, déjame siembre amor; donde hay injuria, el perdón; donde hay duda, la fe; donde hay desesperación, la esperanza; donde hay tinieblas, la luz; y donde hay tristeza, la alegría.”

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Homily For 13th Sunday of Ordinary Time, Year C

Sacrifice Your Oxen For The Sake of Christ!

Readings: (1st: I Kg 19, 16-21; Ps: 15, 1-2. 5. 7-11; 2nd: Gal 5, 1.13-18 Gos: Lk 9, 51-62)

This brief reflection was written by Rev. Fr. Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. He is a Catholic Priest and a Member of the Congregation of the Holy Ghost Fathers and Brothers (Spiritans). He is currently working with the Spiritan International Group of Puerto Rico &  Dominican Republic. He is the Administrator of Parroquia La Resurrección del Senor, Canovanas and the Chancellor of the Diocesis of Fajardo-Humacao, Puerto Rico. For more details and comments contact him on:canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Today is the thirteenth Sunday of ordinary time. This Sunday, the church calls us to be totally committed to Christ. Without “Looking back,” we must freely “slaughter” all the forces, distractions, and obstacles that prevent us from serving the Lord well.

In the first reading, the call of Elisha and his response was a dramatic event. Elisha demonstrated a total commitment to his call. The slaughtering of his oxen, the kissing of his father, and the bidding of farewell to his men, were all symbolic gestures that he had freely accepted his call. It was a sign of total submission to the will, and call of God over his own will. It was also an indication that he loved God more than his business, and his own self.

The slaughtering of his oxen is very significant for us today. He “killed and abandoned everything” that could have become an obstacle to his decision to serve God in the future. Also, he overcame the temptation to keep them. This was the proof of his total committed to God. What have we sacrificed, and what is our proof of it?

In the second reading, Paul reminds us of the freedom we have in Christ. This freedom is for a purpose. It liberates us from the things that enslave us in order to be committed to Christ. It is not freedom to indulge in vain acts, or what Paul calls “self-indulgence.” It is not freedom to become inactive. Instead, it is freedom to follow and serve the Lord. This freedom binds us to Christ. It is a freedom that permits us to submit to Christ, and to surrender all to Him.

The gospel brings us to the apogee of this total commitment to the Lord. Christ knew and saw the weakness of the young men who wished to follow him. He knew their struggles, as well as their distractions. They had “genuine intentions as well as excuses” as most of us often do. They wanted to follow Christ, yet they were not ready to make the sacrifice.

So seeing their predicament, Christ addressed them: “Once the hand is laid on the plough, no one who looks back is fit for the kingdom of God.” “Looking back” in this context has grave consequences for our Christian life and journey. It turned Lot’s wife into a pillar of salt (Gen 19, 26) and Judas Iscariot into a traitor. It represents all unnecessary attachments. It does not permit us to make God’s call through his Son Jesus Christ, a permanent experience in our lives.

One of the greatest obstacles we have today as Christians is that “our oxen” are still alive.  Although we are professed Christians, our oxen are still hidden somewhere in the fabrics of our life. They represent old habits and mundane things that we are still strongly attached to. We must “slaughter” them as a sign of our total commitment to Jesus Christ or, our attention will remain divided because: “You cannot serve God and Marmon at the same time” (Lk 16, 13).

So, this Sunday, the church calls us to be totally committed to Christ. Like Elisha, we must “slaughter all the forces, obstacles, and vices such as: selfishness, materialism, immorality, and old bad habits. These make it hard for us to be committed to Christ. Then, we can confidently say to Christ: “O Lord, you are my portion and cup” because, we have freely offered all for his sake. If we are committed to the Lord, He will definitely show us the part of life.

Peace be with you all!          

Maranatha!

Homilía Para El Tercero décimo Domingo Del Tiempo Ordinario, Año C

!Sacrifique Su Bueyes Por Cause De Cristo! 
Lecturas: (1ra: I Re 19, 16-21; Sal: 15, 1-2. 5. 7-11; 2da: Gal 5, 1.13-18; Ev: Lc 9, 51-62)

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo en: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es el décimo tercero domingo del tiempo ordinario. En este domingo, la Iglesia nos llama a estar totalmente comprometidos a Cristo. Sin “mirar hacia atrás,” debemos libremente “sacrificar” todas las fuerzas, las distracciones y obstáculos que nos impiden servir al Señor bien.

En la primera lectura, la llamada de Eliseo y su respuesta fue un evento espectacular. Eliseo demostró un compromiso total a su llamada. El sacrificio de sus bueyes, los besos de su padre, y la licitación de despedida a sus hombres, fueron todos gestos simbólicos que él había aceptado libremente su llamado. Era una señal de sumisión total a la voluntad, y llamado de Dios sobre su propia voluntad. Era también una indicación que amaba a Dios más que su negocio, y su propia vida.

El sacrificio de sus bueyes es muy importante para nosotros hoy. “El mató y abandonó todo” lo que podría haberse convertido en un obstáculo para su decisión de servir a Dios en el futuro. También, venció la tentación para guardarlos. Esta fue la prueba de su total compromiso a Dios. ¿Qué hemos sacrificado, y cuál es nuestra prueba de ello? 

En la segunda lectura, Pablo nos recuerda la libertad que tenemos en Cristo. Esta libertad es para un propósito. Nos libera de las cosas que nos esclavizan para estar comprometidos a Cristo. No es libertad para entregarse en vanos actos, o lo que Pablo llama: “Auto-indulgencia.” No es libertad para convertirse inactiva. En cambio, es la libertad de seguir y servir al Señor. Esta libertad nos une a Cristo. Es una libertad que nos permite someternos a Cristo y entregarle todo a Él.

El Evangelio nos lleva al apogeo de este compromiso total al Señor. Cristo supo y vio la debilidad de los jóvenes que deseaban seguirlo. Él sabía sus luchas, así como sus distracciones. Que tenían “intenciones y excusas genuinas” como la mayoría de nosotros a menudo lo hacemos. Querían seguir a Cristo, pero no estaban dispuestos a hacer el sacrificio.

Viendo su situación, Cristo les dirigió: “El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios.” “Mirando hacia atrás” en este contexto tiene graves consecuencias para nuestro viaje y vida cristiana. Se convirtió la esposa de Lot en una estatua de sal (Gen 19, 26), y Judas Iscariote en un traidor. Esto representa todos los apegos innecesarios. No nos permite hacer el llamado de Dios a través de su hijo Jesucristo, una experiencia permanente en nuestras vidas.

Uno de los más grandes obstáculos que tenemos hoy como cristianos es, que “nuestros bueyes” todavía están vivos. Aunque somos cristianos profesos, nuestros bueyes todavía están escondidos en algún lugar en los tejidos de nuestra vida. Ellos representan viejos hábitos malos, y cosas mundanas a la cual todavía estamos fuertemente apegados. Debemos “sacrificarlos” como signo de nuestro compromiso total a Cristo o, nuestra atención se mantendrá dividida porque: “No puede servir a Dios y mormón al mismo tiempo” (Lc 16, 13).

Por lo tanto, este domingo, la Iglesia nos llama a estar totalmente comprometidos a Cristo. Como Eliseo, debemos “sacrificar todas las fuerzas, obstáculos y vicios tales como: egoísmo, materialismo, inmoralidad y viejos hábitos malos. Estos hacen difícil para nosotros estar comprometidos a Cristo. Entonces, podemos decir con confianza a Cristo: “Señor, tú eres mi porción y mi copa” porque nos hemos ofrecido libremente para su causa. Si estamos comprometidos al Señor sin dudas, Él nos mostrará el sendero de la vida eterna.

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor)!

Homilía Para Día Del Padre

Los Papás: Cooperadores / Colaboradores Con Dios, El Creador

Lectura: Ev: Lc 9, 18-24

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Internacional Grupo Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo en: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hace algunas semanas que ofrecimos la misa por nuestras madres. Hoy, el día del padre, estamos haciendo igual, rogando para nuestros papás. Por supuesto estoy recordando a mi propio papá que murió hace dieciocho años, pero también a todos nuestros padres vivos o difuntos. Hoy es un día para dar gracias a los papás quienes colaboraron con Dios y con nuestras madres para tráenos al mundo.

¿Quién es el padre? La pregunta de Jesús en el evangelio es muy importante hoy. Hoy es un día para reflexión de lo que puede significar dicha figura en la vida de cada uno y también en otros contextos. Primero, quisiera decir lo que no hace uno el padre. Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo en que tener un piano no lo vuelve pianista. 

Asimismo, tener una mascota no lo convierte a uno en padre, porque las mascotas no pueden re-emplazar o jugar los papeles de los hijos en la familia. No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que hace a uno el padre. Es más fácil para un padre tener muchos hijos, que para un hijo tener buen padre. 

El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día. Un padre no es solo el que compra bizcocho, galleta, dulces, y tanto más para sus hijos, sino lo que les ama y comparte su mejor tiempo con ellos. Lo más importante que un padre puede hacer por sus hijos es amar a su madre.

La importancia del padre a la familia y a sus hijos son muchos. Algunos estudios recientes han demostrado la importancia del padre en el desarrollo de su niño. Los niños con los padres presentes tienen un índice más bajo de la delincuencia, del uso de drogas y alcohol, embarazo adolescente etcétera. Las mamás solteras necesitan un apoyo mayor. La presencia del papá también es un factor significativo en los niños que consiguen una educación universitaria, un buen trabajo y un matrimonio duradero.

Todas esas cosas son muy importantes, pero para nosotros hay algo aún más fundamental en el papel de un padre. Vemos ese papel más profundo cuando damos vuelta al Catecismo. Allí vemos que el papel del padre viene del hecho de que él coopera con Dios, el Creador (CIC: #2367). Entonces, los papás están en el corazón del plan del dios para la familia.

En las palabras del Papá Francisco: “Pido para ustedes la gracia de estar siempre muy cerca de sus hijos, (sus esposas y familias), dejándolos crecer, pero de estar muy cercanos. Ellos tienen necesidad de ustedes, de su presencia, de su cercanía, y de su amor. Sean para ellos como San José: Custodios de su crecimiento en edad, sabiduría, y gracia. Custodios de su camino, educadores, y caminen con ellos. Y con esta cercanía serán verdaderos educadores. Gracias los papás, por todo lo que hacen por sus hijos, esposas y sus familias ¡gracias!

También algunos de nosotros hemos perdido al papá, se ha ido, el Señor lo ha llamado; tantos que están en acá no tienen a su papá. Podemos rezar por todos los papás del mundo, para los papás vivos y también por aquellos difuntos y por los nuestros. Podemos hacerlo juntos, cada uno recordando a su papá, si está vivo o está muerto. Que San José los bendiga y los acompañe. ¡Muchas felicidades a los papás!

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!

Homily For The 12th Sunday of Ordinary Time, Year C

Who is Christ, And What Does He Mean To Me?

Readings: (1st: Zac 12, 10-11; 13, 1; Ps: 62, 2-6. 8-9; 2nd: Gal 3, 26-29 Gos: Lk 9, 18-24)

This brief reflection was written by Rev. Fr. Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. He is a Catholic Priest and a Member of the Congregation of the Holy Ghost Fathers and Brothers (Spiritans). He is currently working with the Internacional Grupo Espiritano De Puerto Rico – Republica Dominicana. He is the Administrator of Parroquia La Resurrección del Senor, Canovanas and the Chancellor of the Diocesis of Fajardo-Humacao, Puerto Rico. For more details and comments contact him on:canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Today is the twelfth Sunday of ordinary time. Today the holy mother church invites us to deepen our understanding of Jesus Christ as the son of God, as well as our savior. So, in today’s celebration, with all our differences, we become one as we gaze in prayer on Christ who gave his life as a ransom for our sake and united us in baptism.

One point common to today’s first and second reading is that both are pointing to a central figure. The first reading is a prophesy about “a descendant of David” simply referred to as: “The only son,” and “a first born child.” He shall be the future fountain for the cleansing of the sins and impurities of all nations. All nations will acknowledge, and honor him as the first born and the savior of the world. 

The second reading of today, though short, has a very powerful message to communicate to us. In it, Paul reminds us that Christ is the one who unites us. Christ is presented as the fountain of baptism, and also, as the one who brings us together as one big family of God. We become the faithful of God through one baptism, and also, share in the life of Jesus Christ through our baptism in his name. Thus, Paul writes: “You are, all of you, sons of God through faith in Christ Jesus. All baptized in Christ…there are no distinctions between Jews and Greeks…but you all are one in Christ Jesus.”

In today’s gospel, the question of Jesus to his disciples came at a time when most people were confused about his personality and mission. Even some of his followers were confused about who he really was. However, Peter identified Him as: “Christ the son of God.” Peter understood that He was the one promised by the prophets to save the world. This question is also relevant for us today. Put in a very simple way, we could also ask ourselves: “Who is Christ, and what does He mean to me?

Each day, life and reality continue to unfold and reveal themselves more to us. However, only those who pay attention to them would be able to understand them. The more we understand them, the better persons we become, and the easier life becomes for us. Also, the more we understand those we are dealing with, the easier it becomes for us to appreciate them.

This is very important because, it is only when we can identify Christ and His role in our life that we can fully appreciate Him. Understanding who Christ is will help us trust him more. It will strengthen our hope and faith in Him. It will help us to worship and adore Him more.

Above all, when we understand who Christ is, we shall make more efforts to have a better relationship with him. We shall also be ready to renounce ourselves in order to follow Him closely. We shall concentrate on Him, and be lost in wonderful contemplation of Him. If we understand who Christ is, we shall seek to be close and united to him every day of our life.

Finally, if we really know and understand who Christ is, we shall constantly say like the psalmist: “O God, you are my God, for you my soul is thirsting…so I gaze on you in your sanctuary.”

Peace be with you all!          

Maranatha!!

Homilía Para El Duodécimo Domingo Del Tiempo Ordinario, Año C

¿Quién Es Cristo, Y Qué Significa Para Mí? 

Lecturas: (1ra: Za 12, 10-11; 13, 1; Sal: 62, 2-6. 8-9; 2da: Gal 3, 26-29 Ev: Lc 9, 18-24)

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Internacional Grupo Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo en: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es el duodécimo domingo del tiempo ordinario. Hoy la Santa Madre Iglesia nos invita a profundizar nuestro entendimiento de Jesucristo como el hijo de Dios, y nuestro Salvador. Por lo tanto, en la celebración de hoy, con todas nuestras diferencias, nos unimos como una familia en la oración de contemplación a Cristo que dio su vida como un rescate por nuestro bien.

Un punto común entre la primera y la segunda lectura de hoy es que ambas señalan a una figura central. La primera lectura es una profecía sobre “un descendiente de David” refiriéndose simplemente como: “El hijo único” e “hijo primogénito.” Será la futura fuente para la limpieza de los pecados y las impurezas de todas las naciones. Todas las naciones lo reconocerán y lo honrarán como el primogénito y el salvador del mundo.

La segunda lectura de hoy, aunque corta, tiene un mensaje muy poderoso para comunicarnos. En ella, Pablo nos recuerda que es Cristo quien nos une. Cristo se presenta como la fuente del bautismo y también, como el que nos lleva juntos como una gran familia de Dios. Nos convertimos en los fieles de Dios a través de un solo bautismo en nombre de Cristo. Además, participamos en la vida de Cristo a través de nuestro bautismo en su nombre. Por lo tanto, Pablo escribe: “Son, todos ustedes, hijos de Dios mediante la fe en Cristo. Todo bautizado en Cristo…no hay distinciones entre judíos y griegos… pero todos ustedes son uno en Cristo.”

En el Evangelio de hoy, la pregunta de Jesús a sus discípulos llegó en un momento en la que la mayoría de la gente estaba confundida sobre su personalidad y su misión. Incluso algunos de sus seguidores estaban confundidos sobre quién realmente era Cristo. Sin embargo, Pedro lo identificó como: “Cristo el hijo de Dios.” Pedro entendió que Jesús es el Mesías prometido por los profetas para salvar al mundo. Esta pregunta también es relevante para nosotros hoy. Puesto de una manera muy simple, nosotros podríamos también preguntarnos: ¿Quién es Cristo, y qué significa para mí?

Cada día, vida y realidad continúan revelándose más a nosotros. Sin embargo, sólo a los que prestan atención a ellos serían capaces de entenderlos. Cuanto más entendemos, mejores personas nos convertimos, y la vida se convierte más fácil para nosotros. También, mientras más lo entendemos, más fácil será para apreciarlo.

Esto es muy importante porque es sólo cuando nos podemos identificar con Cristo, y su papel en nuestra vida, que podemos apreciarlo. Comprendiendo quien es Cristo nos ayudará a confiar más en Él. Se fortalecerá nuestra esperanza y fe en Él. Nos ayudará a alabarlo y adorarlo más.

Sobre todo, cuando comprendemos quien es Cristo, haremos más esfuerzos para tener una mejor relación con Él. También estaremos dispuestos a renunciar a nosotros mismos completamente para seguirle a Cristo más.

Por encima de todo, si entendemos quien es Cristo, estaremos enfocados en Él, y permaneceremos en la maravillosa contemplación de Cristo. Si entendemos quien es Cristo, intentaríamos estar cerca y unidos a Él todos los días de nuestra vida. Finalmente, si realmente sabemos y entendemos quien es Cristo, constantemente debemos decir como el salmista: “Oh Dios, tú eres mi Dios, mi alma tiene sed de ti…Sí, yo te contemplé en el Santuario para ver tu poder y tu gloria.” 

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesús)!