Homilía Para El Vigésimo Noveno Domingo Del Tiempo Ordinario, Año C

Unidos Con Cristo En La Oracione Incesante
Lecturas: (1ra: Ex 17, 8-13; Sal: 120; 2da: 2Tim 3, 14-4, 2; Ev: Lc 18, 1-8)

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es el vigésimo noveno domingo del tiempo ordinario. Como Moisés, quien levantó su brazo en una oración incesante de intercesión a Dios para su pueblo, los brazos de Cristo están constantemente abiertos en oraciones en la cruz en intercesión por nosotros, los miembros de su nueva alianza. Por lo tanto, la Santa Madre Iglesia nos llama a unirse con Cristo en esta oración incesante sin desmayar.

En la primera lectura, Dios demostró a los israelitas que Ěl es responsable de su vida, historia y circunstancias. Por supuesto, su éxito dependía totalmente de Ěl. Moisés el gran profeta e intercesor hizo lo que sabía hacer mejor, interceder incesantemente por su pueblo. A través de su acción e intercesión, dio credibilidad a este dicho popular que: “La oración es la clave para el éxito”.

Por lo tanto, como las manos de Moisés estaban levantadas a Dios en oración, los soldados israelitas eran victoriosos en batalla. Esta lectura nos recuerda que nuestra victoria en la vida depende de Dios. También nos recuerda que la solución a nuestras batallas y luchas diarias tiene su dimensión física y espiritual.

Por lo tanto, si olvidamos a Dios en nuestras luchas diarias y confiamos sólo en el brazo de nuestra carne, no logramos nada. Así, todo lo que tenemos que hacer es ser firme en la oración. Además, debemos hacer lo que tenemos que hacer. En otras palabras, rezar y actuar. En todas las circunstancias de la vida, debemos estar constantemente en la presencia de Dios con nuestras mentes y corazones levantados a Ěl en oración. Como Moisés y el salmista, si continuamente levantamos nuestras manos y ojos a Dios en oración: “nuestro auxilio vendrá del Señor, que hizo el cielo y la tierra.” Esto es porque Ěl nunca falla.

En la segunda lectura, Pablo nos recuerda la importancia de las escrituras en nuestro camino cristiano de fe. Como la palabra de Dios inspirada, las Escrituras deben ser los principios rectores de nuestra vida cotidiana y por supuesto, nuestra vida de oración. Por lo tanto, debemos permanecer fiel a Dios en oración continua. También, debemos aprender a meditar en su palabra.

A la luz del tema general de hoy, Lectio divina se convierte en algo bien importante. Debemos orar con la palabra de Dios, y dejarla iluminar nuestras mentes. Esto es porque, a través del estudio constante y orante de la palabra inspirada de Dios, encontramos la fe, bien necesaria para preservar en la oración en la presencia de Dios.

En el Evangelio de hoy Jesús subraya la importancia de la oración continua. Lucas escribe: “Él dijo a sus discípulos una parábola sobre la necesidad de orar continuamente sin desmayar.” A través de su parábola, Jesús nos enseña a ser consistente y perseverar en la oración en todo momento. Por supuesto, habiendo sido un hombre de oración, sabía la importancia de la oración para sus discípulos. Será la clave de su éxito en su misión.

Lo mismo va para todos nosotros los cristianos. Si realmente queremos tener éxito, debemos hacer de la oración el fundamento de nuestra vida cristiana. Es una herramienta indispensable que todo cristiano necesita para tener éxito. La oración en cuestión aquí es, que nunca se rinde, y que busca fuerza de la palabra de Dios.

Por último, nunca debemos cansarnos de orar porque, Dios nunca está cansado de escucharnos. Él puede tomar tiempo para abrir la puerta como el juez en la parábola de hoy. Sin embargo, si no nos cansamos de orar, Dios no se cansará de escucharnos.

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s