Homilía Para El Trigésimo Segundo Domingo Del Tiempo Ordinario, Año C

Resistencia y Esperanza En Jesucristo 
Lecturas: 1ra: Mac 7, 1-14; Sal: 16 1. 5-15; 2da: 2Tes 2, 16-5, 3; Ev: Lc 20, 27-38

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

En este trigésimo segundo domingo del tiempo ordinario, la Iglesia nos recuerda la importancia de la esperanza anclada en Cristo y en nuestra resurrección en Ěl. Se nos recuerda que, si perseveramos valientemente las tentaciones, dificultades y persecuciones de esta vida, lograremos nuestra esperanza en Cristo. Por lo tanto, deberíamos regocijarnos siempre en el futuro glorioso prometido por Cristo, cuando estaremos llenos de la visión de la gloria de Dios. 

Lo que nos mantiene firmes como cristianos es la esperanza que algún día nuestra vida será mejor. Es la esperanza de que “veremos a Dios cara a cara “(Ap. 22, 4). Es la esperanza de que la plenitud de la vida no reside aquí en la tierra, sino en el reino eterno de Dios. Por lo tanto, la Iglesia nos enseña que: “La esperanza es la virtud teologal por la que aspiramos al Reino del cielo y a la vida eterna como felicidad nuestra, poniendo nuestra confianza en las promesas de Cristo y apoyándonos no en nuestras fuerzas, sino en los auxilios de la gracia del Espíritu Santo. CCC1817). 

La primera lectura de hoy podría resumirse en este simple refrán latino que dice: “¡Tolerandum et sperandum (debemos aguantar y esperar)!” La historia de los siete hermanos es un ejemplo típico de cómo la esperanza puede sostenernos. Lo que estaba en juego era algo más que comer la carne de cerdo. Más bien, era sobre el mandato de Dios y su identidad como el pueblo de Dios.

Enfrentaron persecución valientemente por la esperanza que tenían en la promesa de Dios de la vida eterna: “Fue el cielo, que me dio estos miembros…de él espero recibirlos nuevamente.” La lección que debemos aprender de este acto heroico es, que no debemos tener miedos de persecuciones o dificultades por nuestra fe en Cristo. Más bien, debemos dejar que la esperanza que tenemos en la vida eterna nos sostenga siempre. “Mantengamos firmes la esperanza que profesamos, porque fiel es el que prometió.” (Heb 10, 23).

En la segunda lectura, Pablo oraba por nosotros. Pidió a “Dios que nos equipara con comodidad y esperanza, que nos fortalezca en todo lo que es bueno.” Pablo escribió a un pueblo, que debido a muchos sufrimientos, persecuciones y dificultades espera el inmediato regreso de Cristo. Por lo tanto, él escribió para animarlos a soportar mientras se espera en el cumplimiento de la promesa de Cristo. Por lo tanto, él ora por la fuerza que va a sostenernos en tiempos duros y de sufrimientos: “…el Señor es fiel y les dará fuerza y les guardará de todo mal…”

El Evangelio de hoy es sobre la esperanza. Es decir, ¡la esperanza en la resurrección de los muertos! Los saduceos sólo estaban buscando una manera de atrapar a Cristo. También, han querido justificar su creencia de que la vida termina aquí en la tierra. Sin embargo, estaban equivocados. A través de su discusión con ellos, Cristo nos asegura que la vida no termina aquí. Por lo tanto, Pablo nos recuerda que: “Si nuestra esperanza en Cristo es sólo para esta vida, entonces merecemos más lástima que nadie” (I Co 15, 19). Nuestra esperanza no debe terminar aquí porque estamos en un viaje hacia la vida eterna en Cristo.

Hoy, la Iglesia nos llama a permanecer firmes a la esperanza que tenemos en el gozoso cumplimiento de las promesas de Dios y de nuestra resurrección en Cristo. La esperanza fortalece nuestra fe, y nos mantiene orando. Oremos entonces con el salmista al Señor: “Escóndeme a la sombra de tus alas, y al despertar, me saciaré de tu presencia con la visión de tu gloria.

¡La paz sea con ustedes!  

¡Maranatha!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s