Homilía Para El Tercer Domingo (Gaudete) De Adviento, Año A

¡Alégrense, Porque El Señor Viene Pronto!
Lecturas:1ra: Is 35,1-6; Sal: 145, 6-10; 2da: Sant 5, 7-10; Ev: Mt 11, 2-11)

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo en: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es el domingo de “Gaudete.” En este tercer domingo de Adviento, la Santa Madre Iglesia nos invita a un breve momento de alegría y alivio. La Iglesia nos dice hoy: “Gaudete en Domino semper” (regocíjate en el Señor siempre, Phil 4, 4). El término Gaudete simplemente significa, alegrarse. El color litúrgico de este domingo es color de rosa. Este es un símbolo de un estado de ánimo y alegría.

Por lo tanto, el domingo de Gaudete es un tiempo en nuestro viaje este Adviento cuando tenemos que brillar con una sonrisa de alegría. Sí, este domingo estamos llamados a alegrarse, porque estamos cerca del cumplimiento de la promesa de Dios. El domingo de Gaudete es un momento de renovación espiritual en nuestro camino este Adviento.

En la primera lectura de este domingo, el profeta Isaías nos exalta a ser feliz, porque Dios si mismo viene a salvarnos, su pueblo. Él nos dice: “¡Animo! No tengan miedo, miran su Dios viene.” Nuestro Dios como un Dios generoso vendrá con un montón de regalos. Él es el “Papá Noel de Navidad por excelencia.” Por lo tanto, el Profeta nos da una idea de lo que el Señor traerá cuando se viene: “Entonces serán abiertos los ojos de los ciegos, los oídos de los sordos sin sellar…volverán los rescatados del señor.”

Más importante de todo, es la alegría que acompañará la venida del Señor. Por lo tanto, la alegría que llena nuestro corazón hoy es sólo un anticipo de lo que vamos a experimentar cuando la palabra finalmente haría carne, el misterio y la gloria de Dios están completamente revelados. Por lo tanto, la fuerza que necesitamos para completar nuestro viaje esta temporada viene de la alegría de este domingo maravilloso.

En la segunda lectura, Santiago nos exhorta: “Hermanos ten pacientes hasta la venida del Señor…manténgase firmes, porque la venida del Señor está cerca.” En nuestro viaje de la esperanza esta temporada, la paciencia es una clave bien importante. Estos dos (paciencia y esperanza), trabajan juntos para producir la alegría que nos mantiene en movimiento.

Por lo tanto, como seguimos con nuestra preparación para la venida del Señor, pidámosle a Dios que nos conceda la paciencia que necesitamos para el resto del viaje por delante. Debemos asegurar nosotros mismos como un atleta, que podemos hacerlo, y que debemos llegar. Con paciencia y esperanza nos encontraremos sin duda nuestro Señor Jesucristo cuya venida nos traerá la plenitud de gozo.

En el Evangelio de hoy, el trabajo y las acciones de Jesús fueron tan maravillosa que se provocó un gran alegre entre la gente. Él cumplió la profecía de Isaías en la medida en que Juan el Bautista oyó de él de su prisión. Si sinceramente nos recibimos a Cristo en nuestras vidas cuando se viene, él satisfará nuestras expectativas por hacernos ver otra vez, a caminar en rectitud, oír y prestar atención a sus palabras. Por lo tanto, esto es un motivo para alegría.

Por lo tanto, este domingo la Iglesia nos da la oportunidad para probar esa alegría que vamos a tener muy pronto. Por lo tanto, alegrémonos mientras estando conscientes del resto de la jornada delante de nosotros. La Iglesia nos dice hoy, como Nehemías una vez dijo a su pueblo: “ir y disfrutar de buenos alimentos y dulces bebidas… este día es sagrado para nuestro Señor. No entristezcan porque la alegría del Señor es su fortaleza” (Ne 8, 10). 

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha! (Ven Señor Jesús)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s