Homilía Para El Día De Navidad, Año A

La Palabra Hecha Carne Esta Entre Nosotros! 
Lecturas: 1ra: Is 52, 7-10; Sal: 97, 1-6; 2da: He 1, 1-6; Ev: Juan 1, 1-18)

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

“Cantan al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas.” Hoy es día de Navidad. El día que hemos sido esperando hace mucho tiempo. La Navidad es un hito en la historia de nuestra salvación. Así, es maravilloso saber que “Dios está con nosotros.”

Hoy, Dios ha probado la profundidad de su amor por cumplir su promesa. La palabra de Dios ya no es sólo el mensaje hablado por los profetas. Ahora, es una persona humana. La palabra se ha convertido en carne a través de la Santísima Virgen María. El mensaje central de la celebración de hoy es la encarnación y la plenitud de la revelación divina de Dios en Cristo.

Nuestra primera lectura de Isaías encuentra su ámbito de realización en el nacimiento de Jesucristo, en su vida y ministerio. Isaías proclama: “¡Cuán hermosos en las montañas son los pies del que trae buenas noticias.” De hecho, la buena noticia está entre nosotros. Es la buena noticia de amor, paz, caridad y felicidad. Sobre todo, es una buena noticia de vida y salvación.

Por lo tanto, nosotros, que han esperado fielmente, con paciencia y vigilancia durante el tiempo de Adviento, debe levantar nuestra voz y gritar de alegría, porque el Señor nuestro Dios está ahora con nosotros. La llamada del Profeta hoy en día es un llamado a celebrar el Emmanuel, Dios con nosotros. Es una llamada a ser feliz.

En nuestra segunda lectura, la carta a los hebreos captura a y presenta lo que Dios hizo para nosotros hoy de una manera espectacular: “Dios habló a nuestros antepasados por medio de los profetas; pero en nuestro propio tiempo…nos ha hablado por el hijo…Él es la luz resplandeciente de la gloria de Dios y la copia perfecta de su naturaleza…”

La carta a los hebreos simplemente significa que Dios ha cumplido la promesa que hizo a través de los profetas. Se trata de revelar el misterio oculto de nuestra salvación. Ahora, nosotros somos los favorecidos. Es decir, todos que hemos recibido el nuevo bebé nacido en nuestros corazones. Revelación ha alcanzado su apogeo hoy, y el misterio oculto en la antigua alianza se ha revelado plenamente en Jesucristo. Por tanto, no necesitamos más revelación pública.

El Evangelio de Juan nos da una sinopsis de lo que sucedió hoy. Es decir, la encarnación divina de Dios: “La palabra se hizo carne, vivió entre nosotros y vimos su gloria.” La palabra que estaba con el padre como espíritu está ahora con nosotros tanto como carne y espíritu. Por lo tanto, mientras no perdió su divinidad, Dios por medio de Cristo su hijo, condescendió a ser como nosotros. ¡Que un gran amor que Dios ha dado a nosotros su pueblo!

Por lo tanto, hoy celebramos el sacrificio. Así que, debemos estar dispuestos a sacrificar algo por el bien de nuestros hermanos, como hizo Cristo por venir a compartir en nuestra naturaleza. Hoy celebramos humildad. Por lo tanto, debemos aprender a ser humilde como Cristo, quien, a pesar de ser Dios, tomó nuestra naturaleza. Celebramos el reinado de la paz. Es decir, paz no como el mundo la da, sino como Dios había prometido ofrecerla a aquellos que creen en Ěl (Jn 14, 21). Asimismo, celebramos la realización de nuestra esperanza en Cristo Jesús.

Por último, hoy es un día de alegría. Así, mis queridos hermanos les deseo a todos ustedes una maravillosa celebración en esta temporada de alegría. Por tanto: “Tocan la citara para el señor, suenen los instrumentos; con clarines y al son trompetas aclaman al rey y Señor ¡Feliz Navidad!

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha (Ven Señor Jesus)!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s