Homilía Para El Quinto Domingo Del Tiempo Ordinario, Año A

¡Nuestro Mundo Necesita Nuestra Luz Y Dulzura Ahora!

Lecturas: 1ra: Ish 58, 7-10; Sal: 111, 4-9; 2da: I Co 2, 1-5; Ev: Mt 5 13-16

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo en: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

En este quinto domingo del tiempo ordinario, la Santa Madre Iglesia nos recuerda que ella es una luz en la oscuridad. Igualmente nos recuerda sus hijos que, la luz será más brillante si todos los cristianos eran realmente como Cristo.

En nuestra primera lectura, el profeta Isaías nos dice lo que debemos hacer para que nuestra luz brillar: “comparte tu pan con el hambriento… refugio a los sin techo… viste al desnudo…” Estas forman las obras corporales y misericordias de la iglesia. Las Naciones Unidas los declaró como los derechos fundamentales humanos en 1948. Son las necesidades básicas de la vida. Así que, su depravación roba la humanidad de su dignidad y la deja en la oscuridad perpetua. Ello equivaldría a la injusticia estructural, así como un pecado contra la caridad. Por lo tanto, debemos ser “el buen justo que brilla como una luz en las tinieblas.”

En la segunda lectura, Pablo testificó que él era “luz” a los Corintios. Su presencia ilumina su oscuridad. También, como “sal”, los ayudó a preservar su salvación. Lo hizo no sólo con sus palabras sino a través de sus obras. Él dijo: “Hermanos, cuando vine a ustedes, no fue con oratoria o filosofía, sino simplemente para decirles lo que Dios había concedido.” Pablo hizo esto de una manera muy sencilla, a través de sus palabras y buenas obras.

Demostró para ser en efecto la luz a través del cual los paganos Corintios vieron la luz de Cristo. Fue la sal que endulza y conserva su vida. Por lo tanto, nuestro encuentro con la gente debe dejarlos mejor de lo que les conocimos. Debe limpiar el polvo de preocupación, vergüenza, desesperación y decepción. Se debe liberar de la ignorancia y los ayuda a apreciar la verdad por acercarse a Dios.

En el Evangelio de hoy Jesús nos llama “sal.” En el Antiguo Testamento, sal fue utilizada para sazonar las ofrendas de sacrificios por los pecados y alianza con Dios: “sazonan todas sus ofrendas de grano con sal; no se dejen que la sal de la alianza con su Dios falta de su ofrenda de grano…” (Lev 2,13). Además, acuerdos de tierras fueron sellados con un regalo de sal como una prueba de la fuerza y la permanencia del contrato. Sal era también un símbolo de la actividad de Dios en la vida de una persona. Esto es porque, penetra, conserva y ayuda en la curación. Es lo que Dios hace en nuestras vidas. Por lo tanto, cuando Cristo nos llama “sal”, él quiere que nos hacemos una diferencia en nuestro mundo. Debemos penetrar y conservar nuestro mundo de decadencia moral, espiritual y físico o ambiental. Como sales, hay que añadir sabor a la vida de a los demás.

Otra vez, Cristo nos llama “luz.” De hecho, nos da una orden: “Su luz debe brillar ante los ojos de los hombres…!” La luz no brilla por sí mismo. Por lo tanto, Cristo nos dice por qué nosotros debemos brillar: “Para que los hombres vean sus buenas obras y den gloria a Dios.” Buenas obras aquí significan obras corporales y espirituales de la misericordia como los vimos en nuestra primera lectura. Para glorificar a Dios significa reconocerle y sean movidos. Significa sea afectado positivamente por nuestra luz. Como la luz, debemos representar: “Lo que es bueno, puro, verdadero, santo y confiable” (Phil 4, 8).

Por último, no debemos ocultar el don de Dios. Puesto que “la caridad comienza en casa”, por lo tanto, debemos primero, ser luz y sal en nuestros hogares y comunidades. También, nuestro mundo debe sentir los efectos positivos de nuestra luz. No debemos dejarlo pasar hambre de la dulzura de nuestros testimonios y buenas obras.

¡La paz con ustedes!

¡Maranatha!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s