Homilia Para El 7mo Domingo De Pascua (Dia Mundial De Comunicación), Año, A

Comunicando La Buena Nueva De Esperanza A Nuestro Mundo

Lecturas: 1ra: Hch 1: 12-14; Sal 26: 1.4.7-8; 2da: 1Ped 4: 13-16; Ev Jn 17: 1-11

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo en: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy, el séptimo domingo de Pascua es día mundial de las comunicaciones, que anticipa el Pentecostés. Esto es porque el Espíritu Santo es el comunicador principal que nos ilumina sobre lo que debemos hacer y cómo comunicar. Por lo tanto, al celebrar hoy, le invitamos para hacernos oyentes y comunicadores eficaces de la palabra de Dios a nuestro mundo.

En la primera lectura de hoy, la Iglesia nos recuerda la necesidad de ser valiente como los primeros discípulos de Jesús. Para poder comunicar Cristo eficazmente a nuestro mundo, primero debemos esperar en el Señor y al Espíritu Santo para llenar y empoderarnos. Comunicar la buena noticia no es una tarea fácil. Uno debe ser bien educado y preparado por el Espíritu Santo. Esto es porque el mensaje que llevamos no es nuestro. Por lo tanto, Cristo nos exhorta hoy: “No dejan, Jerusalén, pero esperan el don que los he prometido” (Hch 1, 5).

En la segunda lectura, Pedro nos recuerda que definitivamente comunicar la buena nueva al mundo  no será una tarea fácil. Sin embargo, nosotros estamos consolados por el hecho de que: “Nos compartimos en los sufrimientos de Cristo”. Por lo tanto, los obstáculos y desafíos que nos encontramos deben considerarse como nuestra contribución a la buena nueva de la salvación. Por lo tanto, Pedro nos anima a permanecer firmes en la misión de comunicar la buena nueva a nuestro mundo.

Además, en el Evangelio de hoy Jesús después de haber terminar su misión según la mente de su padre, con confianza, Jesús pidió al padre para glorificarle. Es importante señalar que esta confianza proviene de la calidad del trabajo que él realizó para el padre. Él comunicó la vida eterna a sus discípulos.

Cómo celebramos el día mundial de las comunicaciones, una pregunta bien importante es, ¿qué tenemos comunicar a nuestro mundo, y cómo lo hacemos? El Santo Padre en su mensaje (comunicación de la confianza y esperanza”) en este quincuagésimo primero mundial de las comunicaciones, nos da una pista: “Nuestra esperanza basada en la buena noticia, que es Jesús mismo, nos hace levantar los ojos para contemplar al Señor en la celebración litúrgica de la ascensión… Por el poder del Espíritu Santo podemos ser testigos y comunicadores de una humanidad nueva y redimida incluso hasta los confines de la tierra (hechos 1:7-8).”

La confianza en la semilla del reino de Dios y en el misterio de la Pascua debe determinar la forma por la cual que tenemos que comunicar. Esta confianza nos permite realizar nuestro trabajo en las diferentes formas que la comunicación ocurre hoy. Esto es, la convicción de que es posible reconocer la buena nueva en cada historia y en el frente de cada persona.

Por lo tanto, debemos comunicar esperanza a nuestro mundo donde el futuro de la humanidad parece sombrío. Debemos comunicar amor a un mundo lleno de odio. Tenemos que comunicar la paz a un mundo en caos total, como Cristo mismo lo comunicó a sus discípulos, “la paz sea con ustedes, (Jn 19, 21). Debemos comunicar unidad a un mundo tan dividido, como Cristo oró, “que sean uno,” (Jn 17, 21). Debemos comunicar justicia a un mundo con una brecha escandalosa y sin precedente entre los pobres y los ricos. Debemos comunicar la vida eterna a un mundo que parece acercando a su “cero y muerte punto.”

Por último, al celebrar el día mundial de las comunicaciones en este domingo, dejemos rogar a Dios que nos conceda el espíritu que nos ayudará a comunicar la buena nueva de Cristo a nuestro mundo. Por lo tanto, nos decimos: “Ven Espíritu Santo, y llena los corazones de los fieles. Enciende en nosotros el fuego de tu amor.” Aleluya, Aleluya.

¡La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s