Homilia Para El Decimocuarto Domingo Del Tiempo Ordinario, Año A

Dios Visita Y Revela A Sí Mismo A Los Humildes

Lecturas: 1ra: Zac 9, 9-10; Sal: 145, 2-3.4-9; 2da: Rom 8, 9. 11-13; Ev: Mt 11, 25-30

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

En este decimocuarto domingo, la Iglesia nos invita de manera especial a reflexionar sobre la humildad de Jesús y su opción por los pobres. Estas virtudes son muy necesarias para nuestro camino cristiano. La pobreza realmente humilla, sobre todo, cuando es libremente “elegida” por causa del reino de Dios y, en la imitación de Cristo.

La primera lectura de este domingo prefigura y personifica la humildad de Cristo que había de venir. Esta lectura es un rayo de esperanza para todos nosotros. Esto es especialmente para a los humildes de corazón y a los pobres en el espíritu: “¡Alégrate sobremanera, hija de Jerusalén!  Mira a tu rey que viene a ti…humilde y montado en un burrito.” ¿No es esto maravilloso? Por supuesto, él viene a dar justicia y socorro a los humildes.

Esta visita es para todos nosotros. Por Dios, la importancia de cada uno de nosotros no depende de nuestras cuentas bancarias, o de nuestra profesión brillante, o de nuestra exitosa carrera política o de nuestro éxito en los negocios. Ser una persona humilde es ser importante, y es lo que importa a Dios. Esto es lo que nos merece esta visita divina de Dios.

En la segunda lectura, Pablo nos recuerda la necesidad de vivir en el espíritu. Esto es porque, es el espíritu que produce humildad. Por otro lado, la carne produce orgullo y todas las formas de vicios. La carne, como Pablo la emplea se refiere a la naturaleza humana. Es un principio que se apaga uno al mundo y sus tendencias materialistas. mientras que, el espíritu de la regeneración es la luz que viene del cielo. Eleva la mente a las cosas que son celestiales.

Así, la presencia del espíritu es una evidencia segura de una persona renovada. Incluso cuando uno es pobre materialmente, el espíritu lo mantiene activa y viva. Por lo tanto, Jesús enseña en la bienaventuranza: “Bienaventurados a los pobres de espíritu porque verán a Dios” (Mt 5, 3). Es sólo el espíritu de Jesús que puede ayudar a uno a alcanzar esta virtud. El espíritu mundano que se manifiesta en el materialismo y la codicia no puede permitirse esto. Por esta razón, Pablo nos dice: “El que no tiene el espíritu de Jesús no pertenece a él.” Esto es porque, es el “espíritu de Jesús que da vida a nuestro cuerpo mortal”.

En el Evangelio, Jesús nos revela y nos da la clave al corazón de su padre. Esta clave es la humildad. Dios revela a si mismo a los humildes de corazón. Por tanto: “Dios resiste a los orgullosos de corazón, pero da gracia a los humildes” (Prov. 29:23). Si debemos servir a Dios bien, debemos ser humildes de corazón como Cristo nuestro Señor. Si nos humillamos, Dios revelará los secretos de su reino a nosotros.

Hoy, Jesús nos invita: “Vengan a mí todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo los aliviaré.” Esta invitación no es para a los soberbios de corazón, porque apenas se dan cuenta que están sobrecargados o necesitan ayuda. Más bien, es por a los sencillos y humildes de corazón que reconocen su necesidad de la intervención de Dios en su vida.

Es para aquellos que asumir la carga de su familia, de su matrimonio, de su comunidad y de su nación. Es una invitación a aquellos que verdaderamente buscan el rostro de Dios. Es para aquellos que están listos para presentar y entregar todo a Cristo. Él viene, y viene para todos nosotros. Él invita, e invita a todos nosotros. Así que, acerquémonos a Él cantando: “¡Bendeciré tu nombre por siempre, oh Dios, mi rey!

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s