Homilia Para El Decimosexto Domingo Del Tiempo Ordinario Ano A

La Justicia y Misericordia De Nuestro Dios

Lecturas: 1ra: Sab 12, 13. 16-19; Sal: 85; 2nd: Rom 8, 26-27; Ev: Mt 13, 24-43

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

En este decimosexto Domingo del tiempo ordinario, la iglesia vuelve nuestra atención hacia el Señor, el justo juez, que por su misericordia nos llama a su reino. También nos recuerda que es Cristo y el Espiritu Santos que nos ayudan en nuestro camino hacia el reino de la justicia de Dios.

En la primera lectura de hoy, sabiduría exaltó Dios por ser un juez justo: “Usted nunca juzgar injustamente, Tu poder es el fundamento de tu justicia.” Esta es la naturaleza de nuestro Dios. En su misericordia, nos perdona y nos da nuevas oportunidades. Por lo tanto, la sabiduría dice: “Has llenado a tus hijos de una dulce esperanza.”

¿Qué debemos aprender de esto? ¡Bastante sencillo! Puesto que Dios en su justicia nos muestra misericordia (que es gracia), también debemos hacer igual a los demás. Tal como el Señor es bueno en el juicio a nosotros, “el justo debe ser hermano.” En palabras de orden, esto es una llamada para tomar ventaja de la misericordia de Dios, y para emular su sentido de juicio hacia los demás.

En la segunda lectura, Pablo pone de relieve un importante ministerio del Espíritu Santo en nuestras vidas. Él viene a ayudarnos en nuestra debilidad. Seguramente, somos débiles en muchos sentidos, sobre todo, en la oración. Por lo tanto, “no sabemos cómo orar.” Aquí es donde Él nos ayude. Nos fortalece en la oración y de igual modo, aboga por nosotros ante Dios. Sólo él puede tener éxito donde fallamos, presentando nuestras necesidades de manera que Dios entiende perfectamente.

En el Evangelio, Jesús utiliza tres parábolas para enseñarnos sobre “la naturaleza, reino y el juicio de Dios. Sin embargo, de estas tres parábolas, la parábola de la maleza y la cizaña dice toda la historia en una sola pieza. Otra vez, como en la parábola del sembrador, uno podría preguntar: ¿Qué buen agricultor permitiría que las malas hierbas crecen junto con sus cultivos? En esta parábola, él tomó lo que obviamente nos parece un gran riesgo. Sin embargo, él los permitió crecer juntos para que la diferencia sería muy clara.

Dios sabía esto antes de tiempo. Por lo tanto, él no creó dos mundos separados, uno para los “justos” y otro para los “pecadores.” Él permite que todos podamos convivir juntos en este mismo mundo. Aunque obviamente arriesgado, puede ser de algunos de los beneficios. Los justos, aprende de la miseria de los pecadores y sigue luchando para seguir siendo virtuoso. Mientras que el pecador viendo el triunfo de los justos, igual lucha por vivir una mejor vida. Sin embargo, Pablo nos recuerda que: “…pues, aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo…; No conformen a este mundo” (2 Co 10:3; Rom 12:2).

Por lo tanto, al permitir esta “peligrosa y riesgosa cohabitación,” Dios en su misericordia, nos da la oportunidad de arrepentirse y prepararse para el gran día de cosecha. La buena semilla sobrevivió la competencia por nutrientes y espacio con la cizaña a través de la fuerza de su viabilidad. Así también los justos podrán sobrevivir en su lucha a través de Cristo y el Espíritu Santo que nos sostiene, prepara y nos marca para la gran cosecha del Reino de Dios.

Así pues, la parábola de la maleza y la cizaña muestra cómo Dios, el justo y misericordioso juez actúa bondadosamente con todas sus criaturas. “Salvación y la gloria y el poder pertenecen a nuestro Dios…su juicio es verdadero y justo” (Ap19:1; 12).

¡La paz sea con todos Ustedes!

¡Maranatha!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s