Homilía Para El Bautismo Del Señor, Año B 

Restaurado A La Vida De Gracia A Través Del Bautismo

Lecturas: 1ra: Is 55, 1-11; Sal: Is 12, 2-6; 2da: 1Jn 5, 1-9; Ev: Mc 1, 7-11

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es el primer domingo del tiempo ordinario, año B. Es también la fiesta del bautismo del Señor. Este domingo es como un puente entre dos grandes ciudades. Oficialmente, marca el final de la temporada de Navidad, así como el comienzo del tiempo ordinario del año.

A través de esta fiesta, la Iglesia nos recuerda que Jesús fue bautizado con agua y el Espíritu Santo para traer sanidad y salvación a todas las naciones. La celebración de hoy nos brinda la oportunidad de reflexionar tanto sobre la eficacia del bautismo de Cristo y nuestra.

En la primera lectura de hoy de Isaías, Dios extiende una invitación universal a todos nosotros. Es una invitación especial para venir a Cristo el agua viva. Cristo, es el agua viva en cuyo nombre fuimos bautizados. A través de su propio bautismo, él ha santificado nuestra propia agua del bautismo.

La invitación de hoy es especial porque, está abierta a todas las naciones, especialmente, a aquellos que están verdaderamente sedientos. Es para aquellos que están verdaderamente abiertos a la salvación que Dios ofrece a través de su hijo Jesucristo. Por lo tanto, es un llamado a aceptar la oferta de salvación de Dios creyendo en Jesucristo, el agua viva.

En nuestra segunda lectura, Juan llama nuestra atención a la importancia de creer en Jesucristo. Lo más importante es que destacó tres elementos que testimonian la filiación de Cristo: el agua, la sangre y el espíritu. Todos los días, estamos contaminados tanto interiormente como exteriormente por el pecado. A la luz de esto, el agua del bautismo que Cristo trae sigue siendo eficaz en nuestras vidas.

Cristo sigue regenerándonos con el agua del bautismo, a través de su preciosa sangre y a través del poder del Espíritu Santo. Esta agua y sangre incluyen todo lo necesario para nuestra salvación. Ambos, fluyen de Cristo.

A través de su agua, nuestras almas son lavadas y purificadas para la vida eterna. A través de su sangre, estamos justificados, reconciliados y presentados a Dios como justos. A través de su espíritu, estamos hechos fuertes para la batalla de la vida. Cristo amó a la iglesia, y se entregó por nosotros, para santificar y limpiarnos con el agua del bautismo (Ef 5:25-27).

El evangelio pone de relieve el núcleo de nuestra celebración de hoy, el bautismo de Jesús por Juan el Bautista. Cristo tuvo que ser bautizado para abrir un camino para nosotros, y para purificar nuestra agua del bautismo. Como el primero entre sus hermanos (Rom 8, 29), siempre toma la iniciativa para mostrarnos el camino. Por lo tanto, vino del cielo a la tierra para mostrarnos y guiarnos por el camino.

El bautismo de Cristo es la base para nuestro propio bautismo. Él Sanó el agua. Así que, dándole la capacidad de limpiarnos del pecado original. La celebración de hoy nos recuerda la salvación que Dios nos ha concedido. Nos recuerda que lo que Adán y Eva destruyeron a través del pecado original, que Cristo lo restauró a través del agua del bautismo.

En el bautismo de Cristo, el espíritu del padre dio testimonio de que él es verdaderamente el hijo del padre. Esto es igualmente lo que sucede a nosotros, no sólo al bautismo, sino diario. Mientras seguimos caminando con Dios cumpliendo nuestras promesas bautismales, el Espíritu Santo sigue testificando: “este es mi hijo amado en quien tengo mi complacencia”.

Finalmente, la celebración de hoy nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre nuestro bautismo. Así que, renovemos las promesas que hicimos a Dios en el nombre de Jesucristo. Hoy, volvamos a comprometernos con Cristo en cuyo nombre fuimos bautizados. “Con gozo, saquemos agua viva, de Cristo, el pozo de la salvación” (Is 2, 3).

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s