Homilía Para Domingo De Ramos, Año B

Hoy Honramos A Cristo, El Siervo Sufriente, Y Cristo El Rey

Lecturas: 1ra: Is 50, 4-7; Sal 21, 8-9, 19-20; 2da Phil 2, 6-11; Ev: Mc 14, 1-15, 47

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es domingo de Ramos. Es un domingo único en Cuaresma porque marca el comienzo de la Semana Santa. El domingo de Ramos celebra la entrada triunfal de Cristo en la ciudad real de Jerusalén. Esta entrada es altamente simbólica. Demuestra que Cristo es el rey del linaje de David que cumplió esta antigua profecía: “Reinará en el trono de David y sobre su reino, estableciéndose y manteniéndola con justicia y justicia…” (Isaías 9, 7).

Tanto la primera, como la segunda lectura de este domingo hablan del sufrimiento y la humildad de Cristo, el hijo de Dios. La primera lectura del libro de Isaías, es el cántico del siervo sufriente de Dios. En su carta a los Filipenses, Pablo también nos recuerda la humildad y la obediencia de Cristo, el siervo de Dios: “… Se humilló para asumir la condición de un esclavo, y se hizo semejante a los hombres, se rebajó a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, muerte en la cruz.”

Humildemente, el siervo de Dios aceptó todos sus sufrimientos para salvarnos. Él ofreció y perdió su vida para asegurar nuestra victoria. La lección más importante de todo esto es que las virtudes de la paciencia, la humildad y la obediencia son muy importantes en la vida. También, las lecturas nos enseñan que el sufrimiento es inevitable en la vida. Por lo tanto, sólo a los que están dispuestos a persistir y perdurar hasta el final triunfarán. Además, nos enseñan que, si persistimos en nuestra fe, seriamos victoriosos sobre sufrimientos.

La narrativa de la pasión de hoy según Marcos lleva algunos símbolos bien importantes. Estos incluyen las palmas, el burro y la multitud. Las palmas representan la realeza de Cristo y su reinado pacífico. El burro es un símbolo de la humildad de Cristo. Aunque, Cristo es rey, eligió montar en un burro, un animal humilde. Esto es contrario a lo que vemos hoy en nuestro mundo. Nuestros gobernantes y reyes viven en la opulencia, mientras que su pueblo vive en la pobreza. Así que, Cristo demostró su humildad, a través de su solidaridad con los pobres y los débiles.

Nuestra procesión hoy fue por dos razones. La primera, fue para honrar a Cristo que entró en la ciudad real. Por lo tanto, cantamos: “Hosanas al hijo de David, bendito es el que viene en el nombre del Señor.” La segunda, es para expresar nuestra solidaridad con Cristo al comenzar el viaje que finalmente conducirá a nuestra salvación. Así que, mientras cantamos hosana hoy, debemos pedirle a Dios la gracia para permanecer fiel hasta el final.

Por desgracia, la triste noticia es que algunos (la multitud), que saludaron a Cristo con el grito de hosana, serán los mismos que exigirían o clamarían: “crucificarlo” el Viernes Santo. Estos episodios simplemente reflejan la realidad de la vida. También, reflejan cuán infiel e impredecible podemos ser a veces en nuestras relaciones con Dios, y con otros. Hoy, estamos con Cristo, mañana estamos en contra de él. Cristo es nuestro amigo cuando estamos en dificultades y nuestro enemigo cuando estamos cómodos. También, muestra cómo nos relacionamos unos con el otro. Hoy somos amigos, y mañana somos archi-enemigos.

Al mostrar nuestra solidaridad con Cristo hoy, es importante que le pidamos a Dios la gracia de mantenernos firmes en todos los momentos de nuestras vidas. También, debemos extender esta solidaridad a otros. Esto es porque, en otros, encontramos a Cristo el siervo sufriente de Dios, así como, Cristo el rey del mundo.

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranata!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s